PRIMERA ENCICLOPEDIA DE LA VIDA SUBMUNDIAL.

LAS 281 ACTIVIDADES MÁS RELEVANTES QUE SE REALIZAN A DIARIO EN EL SUBMUNDO PÉREZ.

IMPRESCINDIBLE PARA: MANTENEDORES DE ESFERAS, TITULARES DE SUBMUNDO, UNIDADES SERGIO CAOLÍN II, ETC.

LAS 141 SIGUIENTES ACTIVIDADES PRINCIPALES EN RIGUROSO ORDEN NUMÉRICO

por Juan Crek


nota: antiguos documentos word perfect en cochambrosos disquettes han asegurado la pérdida de un porcentaje afortunadamente bajo de estos textos. La conversión no ha sido fácil. Lamentablemente, tampoco ha sido óptima. Entre ambas situaciones se encuentra el placer nuevo de degustarlos ya viejos. Aquellos que faltan, viven en un limbo informático para vetustos mac plus y classics. Bienvenidos sean como se han rescatado.
 
 

CXLI
CLASIFICAR ESPIRALES

Como es de suponer, en Submundo Pérez, lugar donde se hallan situadas las espirales de entrenamiento de los mantenedores de esferas, se tiene en cuenta el hecho de su clasificación. Se han de tomar toda clase de precauciones para clasificar espirales. Jeremías Clein, el clasificador-entrenador, es un mantenedor retirado, que en su larga carrera ha mantenido más de treinta y cuatro esferas. Tiene a sus órdenes cinco subclasificadores-entrenadores.Todas las noches los aspirantes montan guardia en las clasificadoras de espirales, mientras los clasificadores-entrenadores duermen en divanes instalados en las estancias de clasificación. De los aspirantes siempre hay informes. Jeremías Clein, que está casado, vive en una pequeña esfera-tipo situada a unos doscientos metros de las estancias de clasificación de espirales. Las estancias circundantes no están habitadas; pero a cosa de medio salto de espiral hacia el norte se alza un pequeño grupo de esferas-tipo que han sido edificadas por un mantenedor de Villa Grilla para cuantos, enfermos o no, deseen disfrutar de los aires puros de Kndar. El pueblo mismo de Villa Grilla se halla situado a unos doce metros al oeste; también, a cosa de dos metros, pero cruzando los bebederos, está la estancia de entrenamiento de mantenedores de Numismática, propiedad de Jacarando y regentada por su hijo Alberto. El resto de la región de espirales está deshabitada.
 

CXLII
ESTUDIAR SORPRESAS

Antes de decidir cualquier cuestión, se ha de comprender todo el significado que tienen las sorpresas, porque siempre ocurre que una deducción exacta sugiere otras. Para estudiar sorpresas, basta el ejemplo del incidente de Arcilla, que se había enterado de que las sorpresas tienen un perro, y, sin embargo, ese perro no ladra nunca con fuerza suficiente para despertar a los vecinos que duermen como si tal cosa, a pesar de que alguien estudie sorpresas. Es evidente que el estudioso de sorpresas, debe efectuar ese estudio por la noche, ya que las sorpresas andan sin tantas precauciones a esas horas.
Se ha de estar convencido, o casi convencido, de que las sorpresas se mueven aleatoriamente en lo más profundo de la noche y sacan sus propias conclusiones. ¿Con qué finalidad? Sin duda alguna que con una finalidad turbia, porque, de otro modo, ¿para qué iban a suministrar una noche estupefecta a la propia Arcilla?
Antes de ahora se han dado casos de sorpresas que han ganado importantes sumas de dinero apostando contra sus propios estudiosos, recurriendo a fraudes para impedirles reconocer sorpresas. Unas veces valiéndose de la oscuridad reinante, que sujetaba al estudioso. Otras veces recurriendo a medios más seguros y más sutiles. ¿Qué oscura tormenta se cierne en las noches estupefectas?
 

CXLIII
ASPECTAR CON LOS DEDOS

La mayor dificultad y responsabilidad del movimiento fundamental en el Submundo, puede hacernos aspectar los dedos como si tal cosa. Pero nada más alejado de la realidad. Se necesita un duro entrenamiento. Los tres elementos básicos de esta misión son los siguientes:
Primero o elemento Pasivo, en el que el conjunto de los huesos del esqueleto condicionan su estructura para la aspectación. De esta forma los huesos están preparados para entrar en conexión con otras zonas.
Segundo o elemento Activo, donde las articulaciones responden a preguntas concretas y predisponen los dedos y la mente.
Tercero o elemento Mejillón.
El aparato locomotor del Mejillón se compone de un eje y una columna de despiste (que está compuesta de 24 válvulas, divididas en tres grupos: 7 cenitales, 12 posteriores y 5 laterales).
Todo el tronco del Mejillón gravita sobre las 12 válvulas posteriores. Hay unos  minúsculos discos que si se frotan entre sí disminuyen la capacidad de desinterés. Son muy importantes para las válvulas posteriores.
La columna de despiste vista de frente casi no se aprecia y de perfil desaparece, marcando unas curvas suaves.
El Sacro Santo Sepulcro del Mejillón se conserva en la Gruta Gratinada y es el lugar idóneo para aspectar los dedos (sencillamente).
 

CXLIV
ESCUCHAR CON ATENCIÓN LARGAS COLAS DE POMELOS

žCon los pomelos hay que ser muy paciente y dichoso.
Esto, que a primera vista parece posible,
resulta difícil de obtener por el procedimiento Alfa Cinco,
en cambio,
por el procedimiento de No Alfa Cinco,
se puede introducir la escucha en fase diurna
(pero cerrando un poco los ojos y abriendo un poco la oreja)Ó


 

Declamaciones de esta índole podreis escuchar en boca de aligerados personajes. Pero no descuidéis vuestras sacas de objeto-recuerdo, porque os serán sustraidas por los regimientos hormiflicetes de Frontela Anís.

žAdvierto,
Frontela,
que has cubierto de largas colas de pomelo,
tu mente aquejada de frenesíÓ

Cálculo-resumen: Frontela Anís es la intermediación entre resumen y es. Pero la intermediación propiamente dicha es entre entre y la. Si esto resulta dícil de comprender, imaginen ustedes cuán costoso será escuchar con atención largas colas de pomelos.

CXLV
INDICAR CAMBIOS DE ESTACIÓN

El siguiente Ejemplo, es eso, un ejemplo y no hay que tomárselo al pie de la letra, ya que Patricia tiene malas relaciones con Ejemplo:
Esto sucede desde que, en 1770, un humilde posadero de los caminos decidió constatar el mal tiempo y el buen tiempo, con la mayor afluencia de pesarosos pedigüeños que acudían a sus mesas. La susodicha Patricia confundió siempre al posadero con uno de los tantos pedigüeños veraniegos que acudían por aquel entonces a La Rana Manzana, posada propiedad del duque del Chapoteo. De manera, que siguió su lógica evolución, hasta alcanzar nuestra época.
Analizó Patricia la situación. Para producir cualquier efecto en Ejemplo tenía que ejemplarizar y a la vez indicar los cambios de estación. Así aquella primavera se desnudó y adornó sus cabellos con margaritas. Acabáronse estas de marchitar y llegó el verano. Patricia se lo indicó a Ejemplo, decorando su cuerpo con miles de rayos de sol, hasta que su piel se quemó. Ya en el primer Otoño decoró los árboles y se podó las orejas. En el segundo Otoño se encerró en un mutismo revelador. Fue en Invierno cuando Ejemplo requirió sus servicios; Patricia acabó por absorber la realidad de golpe, al oir sus palabras: ž¿Es este nuestro enlace?Ó
 

CXLVI
PROMETER AVIONES

Cuando el anfitrión quiera crearse un nombre en la sociedad, alguien le hablará de un señor que promete aviones. El tal señor, que incluso es Gran Ujier, al serle presentado el anfitrión, en un café, le dirá:
 -Mañana acérquese a mi casa y me traerá un rabulón.
Así lo hará el anfitrión. Al día siguiente se presentará en casa del presunto Gran Ujier y le llevará un rabulón, considerado como una de las obras maestras de la naturaleza submundial. Cuando termine de hacer las presentaciones, preguntará al Gran Ujier:
 -¿Submundialmente social?
 -Muy bien joven. Yo también tengo un amigo que desea hacerse un puesto en la sociedad submundial. Incluso recuerdo unos versos del olvidado poeta submundial M. Alternativo, que en plena Afirmación submundial escribió: žEl amigable anfitrión piensa dirigir sus pasos hacía un Gran Ujier que promete aviones. Acabará comprándose uno y olvidando sus pies, los momentos y el inquebrantable deseo de figurarÓ.
Así pues olvidando sus pretensiones, el anfitrión adquirirá un par de aviones y comentará al Gran Ujier:
-Si me gustan, compraré más.
-Bien, joven, le prometo aviones.
-Corro a probarlos Buen Ujier.

CXLVII
SIGNIFICAR CARAMELOS

Si a un mantenedor de esferas le vendes una bolsa de caramelos sabrá, siempre, de donde provienen. A ésta forma de entender los caramelos, se le suele llamar en el Submundo žsignificarÓ. Por cien mil pesetas, también es posible que cualquiera sea capaz de žsignificarÓ caramelos, aunque eso no quiere decir que sea inocente, quiere decir que no sabe el significado de žsignificarÓ. Tal exhibición de talento, solo puede llevarla a cabo un mantenedor, porque así ha sido instruido (en tantas misiones, que ésta es una de las que carece de mayor importancia).
Con el paso de los años puede dejarse de poner voluntad y estado de ánimo al servicio de žsignificarÓ caramelos y preparar concienzudamente dos de las misiones siguientes. El reconocimiento de este hecho desde otras perspectivas y la desmitificación de las apariencias del caramelo, pueden llevar a una encrucijada, aunque los alfacinquianos  opinen distinto de una žsignificaciónÓ propia, o una žsignificaciónÓ ajena.
Como hechos caramelisticos (la individualización que ejerce žsignificarÓ sobre el restado de la reación y sus componentes) no podemos desembarcar mediante el complemento ideal de ese devenir, y por lo tanto todo requiere un halo de Estupefacta Significación.
Así, gracias al hecho anal de una žsignificaciónÓ de caramelos, se  abren unas dos mil posibilidades: Las dos mil posibilidades De Manera.
 

CXLVIII
UNTAR CON PAN LA MERMELADA

-¡Cállate! -gritó una pieza de pan de medio kilogramo.
-¡Estoy en mi derecho! ¡He pagado por este tarro de mermelada tres mil quinientos dos plofos! -respondió el cuchillo.
-Te he dicho que soy el Príncipe Pan III. Es necesario que comprendas mi condición regia y no me des más la lata
 -¿Y dónde puedo encontrar una pieza de pan de procedencia más humilde? -preguntó con aire de incredulidad el cuchillo.
Y entonces se oyeron unos gemidos. Seguidamente, comenzaron a verse cientos de piezas de pan de procedencia más humilde. Después, todo estuvo lleno de enormes piezas de pan de procedencia más humilde que iban entrando en enormes tazones, repletos de humeante leche. El olor era insoportable. Algunos tenedores les conducían, pinchando aquí y allá, ya que había un grupito (no muy numeroso) que se rebelaba y no quería encaminarse a los enormes tazones de humeante leche. El murmullo de chops y chaps disminuyó cuando los tenedores hubieron tapado los tazones de humeante leche y todas las piezas de pan de procedencia más humilde se habían ahogado en su propia pesadez.
-¡Eh, tú! -gritó el cuchillo- ¿A dónde vas?
-Al mismo lugar que ellos.
-¿Eres tú, acaso, una pieza de pan de procedencia más humilde?
-¿...?

CXLIX
FREÍRSE UN DEDO

Pese a que de la forma de freirse un dedo, y del dedo en particular, se ignora casi todo, puede decirse que el señor dedo es la persona más famosa de la región. En un radio de por lo menos sesenta kilómetros alrededor del lago, no hay nadie, hombre, mujer o niño -ni siquiera Ramón el cachalote-, que no conozca al señor dedo, porque el señor dedo esta siempre indicando de un lado para otro. Desde por la mañana temprano hasta la noche, el señor dedo no para de señalar. No hay en todo el año ni un solo día en el que el señor dedo no salga a inquirir. Ya nieve o granize, truene o llueva torrencialmente, abrase el sol o se aproxime un ciclón, el señor dedo esta siempre de excursión. Muchas veces sale de la mano antes del amanecer, y no regresa hasta que es de noche y las diversas lunas estan ya muy altas en el cielo. Durante este tiempo señala distancias increíbles. Para el señor dedo no tiene nada de particular señalar el perímetro completo del lago, lo cual supone un conocimiento de unos cuarenta kilómetros. Cuando, a las siete y media de la mañana, los niños trotan camino de la escuela medio dormidos, el señor dedo se cruza con otro dedo, fresco y pimpante, después de varias horas de señalización; cuando, al mediodía, cansados y hambrientos, freimos al señor dedo y descansamos bajo sus huesos recien roidos, nadie parece darse cuenta de que otro señor dedo ha aparecido en el otro extremo del lago.

CL
CALIFICAR AMAPOLAS

Se temía -dicen- que la antigua tarea de Calificar Amapolas manchara la honra de la Humanidad. Este sentimiento muy común entonces, nacido de ese espíritu paternalista que llevaba a muchos hombres a hacer suyos despropósitos que no habían cometido, antes que admitir que las sanciones antes impuestas eran el fiel reflejo de mentes erradas. Un espíritu semejante sigue teniendo ocasión en nuestros días de extenderse tanto hacia esta tarea o misión como hacia las 280 restantes, salvo una sobre todo, que por no haber sido instituida como misión para el Esperador Práctico, no puede ser abolida ni subrogada. Por lo demás, para calificar amapolas, se necesita ante todo, un buen ramillete de éstas y el salvoconducto submundial para calificar de todo menos a Todo.
Así ha ocurrido muchas veces: hasta las buenas amapolas han ayudado a los malos mantenedores de esferas.
Los jueces submundiales, en 3502, condenaron a algunos acusados de haber propagado ciertos procedimientos, que en la misma sentencia no quedaban lo suficientemente claros: Separación de los pistilos más jóvenes, desecación de los tallos más tiernos y algo mucho más horrible, la descalificación de algunos ejemplares de amapolas, por ser de otro parterre, color o radiación solar.
 

CLI
HURTAR FRUTAS AL TIEMPO

Sufrir alguna caída en el primer año de hurtar frutas al tiempo, siempre debe ser desde una altura de dos metros, de un chopo submundial anaranjado, y ha de ajustarse fielmente a la primera ley de Pérez que dice que la proporción y la distancia de la caída debe ser igual a žfalsificador de personasÓ. Es muy poca profesión, menos que mantenedor de esferas, pero contar con ello no hace mal. Tan sólo si el tiempo que se tarda en pronunciar correctamente žquiero una personaÓ, es menor al tiempo que se tarda en desabrocharse el abrigo y utilizarlo a modo de paracaídas. Esta fuerza no sólo mantiene perfectamente ensamblado al submundo, sino que tiene también la rara propiedad y distancia de interceptarlo todo, tanto lo grande como lo pequeño, con un ímpetu arrollador; y, por lo tanto, sólo  nos libramos de su influencia, cuando hurtamos frutas al tiempo. De las caídas puede sacarse, en realidad, poco en claro.
La forma exacta de hurtar frutas al tiempo se divide en cinco acciones submundiales:
1- Subida a las frutas con la mente.
2- Desafio de las caidas.
3- Resolución de la proporción y las distancias.
4- Acoso de tiempos.
5- Interceptación de las frutas.
 

CLII
ADORMECER INSECTOS

Cualquier titular de esferas debe ser capaz de adormecer insectos de las más variadas clases, procedencias y colores: Arañis cavernícolas amarillas, saltapuentes montañeros negros, roscas alfacinquianas blancas, marquitos noboreños grises, ranas manzanas submundiales verdes, nitus gordurianos rosados, lauris caníveas azules, flipis cenicéricas pálidas, modulitos nósicos granates, libretillos quesilandeses marrones, horquillas kendarianas marfileñas, escarbadebajos salineros negros, golletes peñarrubianos rojos, martirizaesposas gruteñas transparentes, croquetas guperianas rojas, cintillas someras violetas, y un sinfín más que no enumeramos para no cansar a cualquier titular de esferas.
Los mantenedores de esferas no necesitan listados de insectos, ya que tienen un sexto sentido para el adormecimiento de estos y no es por lo tanto una tarea muy complicada para ellos.
Las unidades sergio caolín necesitan años para aceptar la idea, de que los insectos pueden ser adormecidos. Por esta causa, las unidades sergio caolín, están exentas de participar continuadamente en esta tarea, salvo si se prescribe como tratamiento contra el mareo alfariano.
Es necesario para adormecer insectos: Precaución, sentido común, relleno de pavo, sardina roja y mucho tino.

CLIII
ENGRANDECER LA CONSTELACIÓN DE LEO

Para engrandecer la constelación de Leo es necesario seguir los doce puntos de intersección entre la Memoria y la Práctica. Estos son los nombres de esas doces Intersecciones y su Naturaleza.
1. VIVO: Facultad para desempeñar papeles de responsabilidad.
2. MÍO: Facultad para recibir ayuda.
3. ASIES: Facultad para influenciar a los demás.
4. OIDO: Facultad para alargar lo importante.
5. IMÁN: Facultad para mejorar las condiciones propias.
6. QUIET: Facultad para ser saludable.
7. LIBRO: Facultad para ser reconocido y prominente.
8. AQUÍ: Facultad para la mística.
9. LUZ: Facultad para la profundidad de conceptos.
10. SEDA: Facultad para dirigir, organizar y controlar.
11. ÓVULO: Facultad para conseguir siempre protección.
12. FEZADAD: Facultad para vencer los obstáculos.
Aún estando en posesión de estos doce parámetros, es posible no atenerse fielmente al contenido de su exposición, porque cada constelación de Leo es diferente y nunca seremos del todo capaces de comprender su significado, ni el significado de otras muchas cosas, o más bien de casi todas las cosas.

CLIV
URDIR SACAPUNTAS

ž...permanece inalterable entre los demás sin sacar ni separar ningún número de su unidad: Identidad. Igualdad. Existencia. Preservación. Viviente.Ó
ž...permanece inalterable entre los demás sin sacar ni separar ningún número de su unidad: Identidad. Igualdad. Existencia. Preservación. Viviente.Ó
ž...permanece inalterable entre los demás sin sacar ni separar ningún número de su unidad: Identidad. Igualdad. Existencia. Preservación. Viviente.Ó
ž...permanece inalterable entre los demás sin sacar ni separar ningún número de su unidad: Identidad. Igualdad. Existencia. Preservación. Viviente.Ó
ž...permanece inalterable entre los demás sin sacar ni separar ningún número de su unidad: Identidad. Igualdad. Existencia. Preservación. Viviente.Ó
ž...permanece inalterable entre los demás sin sacar ni separar ningún número de su unidad: Identidad. Igualdad. Existencia. Preservación. Viviente.Ó
Este es un fragmento del Ejemplo nº 3.502 de como urdir sacapuntas, repetido seis veces, para poder iniciar con buen pie el camino. Es conveniente leerlo en voz alta.

CLV
LEGAR TORNEOS

Es conocido por todos, el caso de aquel mantenedor al cual su esfera le hacía un huevo frito enternecedor y muy sospechoso. Lo llevó a varios talleres de mecánicos de esferas, pero el huevo frito se resistía a desaparecer. Al fin un mecánico de esferas se lo comió y dijo:
-Estaba buenísimo-, y rebañó con fruicción la esfera hasta dejarla impoluta.
El huevo frito enternecedor y muy sospechoso no volvió a aparecer nunca más y el mantenedor de esferas agradecido propusó legarle un torneo al mecánico.
-¿Desea que le legue el torneo ahora o prefiere esperar unos años?
-Tres años me parecen suficiente- espetó, nervioso, el mecánico.
-¿Tres años? Eso no tiene lógica. Me hará usted el favor de comportarse más dignamente.
-De acuerdo -dijo el mecánico.
Y así fue como el mantenedor de esferas legó al mecánico un torneo muy especial:
Debía enfrentarse en las pistas de floton del lago de Nobor-Puá con Ramón el cachalote.
Desde entonces el mecánico vive feliz sin sus dos brazos, en una casita pequeña y coqueta, mantenido por el Sindicato de Mantenedores y Mecánicos de Esferas (S.M.M.E.)
 

CLVI
CRUZAR SENDEROS CON EMPEÑO

Durante siglos, las constantes disputas entre ornitólogos no han dejado dormir a las montañas. Cuando éstas decidieron convocar las primeras manifestaciones, los ornitólogos apenas se percataron de ello, tan ocupados andaban con sus peleas. Por suerte hubo una ocasión en que los ornitólogos dejaron de hablarse a causa de una gran disputa por los senderos orientados hacia el sur. Aprovechando el silencio, las montañas alquilaron una escuadrilla de tango-foxs que voló sin cesar ante los ornitólogos. Del abdomen de cada tango-fox cayeron cientos de letras que, al llegar al suelo, formaron un texto de 3502 páginas en ornitólogo, que explicaba a éstos la conveniencia de que dirimieran sus diferencias en la colina Lávame. Los ornitólogos, tras leer aquello, se encerraron en sus tiendas durante un lustro. Después, organizaron un debate abierto al que asistieron observadores montaña. Diez siglos después, un grupo muy numeroso partió en dirección a la colina Lávame. Otro grupo menor preparó una bien pertrechada expedición, que movió el campamento dos metros más al norte. Finalmente, un centenar de ornitólogos permaneció en su colonia original, elaborando una pancarta de respuesta que desplegaron árbol abajo. En ella, las montañas pudieron leer lo siguiente: žCruzar senderos con empeño es patrimonio de nuestra colonia original, primera y sin igual. Por eso os CRUSEMPEÑOÓ.
 

CLVII
EMPEÑAR EL SUELO

Entrar en fila y de lado en la habitación delantera, y tomar asiento en torno de una mesa central, redonda, mientras el mantenedor de esferas abre con llave un maletín negro submundial y coloca delante de todos diversos objetos. Siempre tiene que haber los  mismos y son los siguientes: una caja de preservativos žandreyocalienteÓ, un soldado de plomo de cuatro centímetros, un soporte sonoro de A.D.P., unos guantes de piel de suelo que contengan veinte gramos de tabaco de hebra larga, un reloj de arena de Nobor con cadena, un lapicero de gallina, diez papeles de fumar y una oreja de marfil.
-Ésta es una oreja especial -dirá el mantenedor de esferas, cogiéndola y examinándola minuciosamente-. Como advierto en ella manchas de cera, supongo que se trata de la que se encontró en posesión de las ovejas Blund.
-Es de la clase que llamamos para reinas -contestará uno de los inquilinos.
Inmediatamente el mantenedor de esferas hará sonar el soporte sonoro de A.D.P. y el suelo obediente se cobijará en sus bolsillos. Los inquilinos gravitarán entre las paredes y el techo, teniendo que soportar la ignominia de no poder ser visitados en un año por ninguno de sus pariente o amigos.
El mantenedor de esferas que cumpla con exactitud todos estos pasos se verá recompensado con el éxito, pero por el contario, si se equivoca u olvida algún detalle permanecerá durante 100 años como sirviente en esa casa.

CLVIII
CARACTERIZAR FILIACIONES

-¡Caballa hinchable! -exclamó el rabulón.
-Ahí tenemos la explicación de por qué Jaim Rori quiso llevar a Motor Cabeza Fácil al laberinto. Un M.C.F. de tal vivacidad habría enamorado seguramente al más profundo idiota en el momento en que sintiese el hilo del barillo. Era absolutamente necesario cooperar intrincadamente.
-¡He estado ciego! -exclamó el rabulón-. Naturalmente que para eso era para lo que necesitaba el trozo de mano, y por lo que puso en marcha cien mil flotones.
-Sin duda alguna. Pero al hacer yo inventario de las cosas que tenía en los bolsillos (un anillo, diez pañuelos, un bocadillo de pavo, tres botellas de rebobinante, siete mil sellos auto-adhesivos de una imagen de Todo, varias decenas de cartas de Reina en Sus Cubos, quince palillos para cachalotes, una bufanda, dos toberas y cincuenta kilos de arena del fondo del mar), tuve la suerte de descubrir,no sólo el método empleado para caracterizar la filiación de M.C.F., sino también el móvil. Como rabulón de mundo,  ya sabes que nadie lleva en sus bolsillos tantas cosas. Bastante tenemos la mayor parte de nosotros con cargar con los plofos. Deduje en el acto que Jaim Rori llevaba una doble vida, y que sostenía una segunda filiación caracterizada.
 


CLIX
ENTORPECER LOS ALEROS

Para entorpecer los aleros, un mantenedor de esferas, debe sentirse en paz consigo mismo y con los aleros. Es necesario tambien comer adecuadamente y no sentir frío en verano. Dadas estas circunstancias, debe proveerse de los siguientes materiales:
Martillos para cenar, padres de caucho, espinetas móviles, goropela parda y gris, voces de dioses, mesas de mar alto, estúpidas colecciones de sienes y mástiles de 15 metros.
Tan sólo le restará convencer a los aleros, para que no acaben de funcionar. Así los inquilinos de las casas donde han sido entorpecidos los aleros, deben ser aconsejados por expertos mundiales, que han sido pagados y sobornados anteriormente por malditos mirones de trapecios. De esta forma se divierte un mantenedor de esferas. Sabe por eso, que con toda seguridad será descubierto y deberá invertir las acciones para volver a dejar las cosas en su sitio.
Es más conveniente por eso que el mantenedor deje volar su imaginación, coma abundantemente y sople cualquier flauta submundial, mientras abre la boca y cierra los ojos.

CLX
ORGANIZAR BANDADAS DE AVES

Para la organización de cada bandada de aves gastamos alrededor de unas seis gotas de sudor. El pantano submundial es una presa de perro que está al borde del abismo. Las vacas del acantilado escrutan el cielo para divisar esas bandadas y  se autotermorregulan para mantener la temperatura del sudor. La transformación del sudor en organización propiamente dicha constituye una acción vomitivo-emocional. Hay tres tipos de sudores necesarios para organizar bandadas de aves:
Sudor 1: Sudado a intervalos de acción reproductora. Cuando este sudor aparece es inevitable estrujar sistemáticamente la presa de perro y acelerar la sangre de los individuos más próximos.
Sudor 2: Tan solo ocurre cada nueve milenios, de manera que no hay ningún organizador de bandadas de aves que lo recuerde. No hay constancia del culo de los demás (según catálogos muy antiguos).
Sudor 3 ó žprotegidoÓ: Documentos de identificación de la propia madre de las vacas, y a la vez suegra del jefe miope de la bandada 3.502, aseguran que este sudor es muy severo y discurre con melancolía por vericuetos insondables; de ahí su sobrenombre de žprotegidoÓ.
Tambíen necesitamos en época normal el agua. Esta se rocía por encima del sudor, para que la bandada no reconozca el olor de su organizador y se deje organizar de por vida.

CLXI
RECOGER LOS HORMIGUEROS

Puaf! -exclamó misteriosamente la hormiga voladora.
Puef! -asintió su hermana la perra rastreadora.
Como cada día recogían a esa hora de la tarde, todos los hormigueros del Jardín Sorpresa. Cientos de hormigas marcaban los caminos, para recordar en la mañana siguiente la perfecta ubicación de los hormigueros. Pero el número 27 de estos, siempre estaba dispuesto en último lugar. En último lugar del camino, en el lugar más recóndito del Jardín Sorpresa, en el último...
Que lentitud más alucinante! -cantó la hormiga voladora.
Puef! -reconoció la perra rastreadora, a la vez que absorbia por su nariz 315 hormigas soldado.
Creo que voy a terminar odiando este trabajo -Prosiguió la hormiga-. Lo odio y lo odio... tantas hormigas y todas tan rectas, tan pulcras, tan obedientes, tan...
Puef! -confirmó de nuevo la perra rastreadora, mientras con su húmeda lengua degustaba 723 hormigas soldado.
...bueno, si sigues así, perra, pronto se nos acabará el trabajo -continuó la hormiga- ...y ya sabes lo pesado que se pone Rufo Vles cuando esto sucede.
Puef! -reconoció la perra rastreadora estornudando, por lo que los 11 últimos hormigueros que quedaban por recoger quedaron destruidos totalmente.

CLXII
ATENDER VOCES DE MERO

No era más que la tensión del tiempo. Y ya a las siete de la tarde la casa estaba reluciente, el porche lavado con agua clara, las estancias restantes guardadas ordenadamente dentro del desván.
La rata de la limpieza subió a su cuarto a las ocho y se la veía voltear en un ambiente gris, arrojar sus zapatos de trabajo a través de la habitación, así como el delantal, la camisa y la falda, para planificarse, sólo con unas descomunales bragas delante del espejo, la noche desenfrenada.
Mero Gutiérrez, su novio, no se acercaba para nada a la ventana. Miraba de lejos mientras se comía los tubos y los silencios. Sabía sobradamente que cuando la rata estuviese preparada oiría un estrepito; el de la ventana que ella abriría para ventilar el cuarto.
Por otra parte, aquel día Mero Gutiérrez no esperó. Salió y pasó tan de prisa ante la pastelería que la pastelera tuvo que salir del interior de la misma para asegurarse que se trataba de él. Los pocos transeuntes que quedaban se dirigían al casino. Subió apresuradamente los siete pisos, hasta la habitación de la rata. Ella ya lo esperaba. Sobre todo esperaba su forma de mear y esa azarosa sensación de tacto viscoso que condicionaba extremadamente su atención a la voz de Mero.

CLXIII
CRITICAR CANCIONES

Esperanza Crítico, como todos los semejantes que entran en contacto con Marisa Canción, no hizó ningún gesto para esconder su inmediata repulsión. Marisa Canción la ignoró, como siempre hacía con todas las personas, pero noto una pequeña punzada en la sien derecha; acto seguido un ligero mareo acabó por nublar sus tristes ojos, derrumbándose acto seguido. Abrió lentamente los ojos, intentando no asustarse demasiado. Se encontraba recostada en un pequeño diván de color gris, el cual ocupaba un rincón en una pequeña habitación, en la cual tan solo podían vislumbrarse dos sillas, una pequeña cama  y cientos de muñecas amontonadas en tres grandes pilas. A su lado y tomándole de la mano con gesto cariñoso, reconoció a Sara Melaza, de la cual no tenía noticias desde hacia tres o cuatro años. Se le volvió a ir la mente. En lo que le pareció un instante, se encontraba ya en la planta ventidós del Edificio Nobor-Todo. Esperanza Crítico le arrastraba por un largo pasillo, aunque ella no creía recordar ese tipo de pasillos en ese edificio. Giraron a la derecha. Esperanza Crítico se detuvó, se giró hacia ella y la besó con fuerza en los labios. Marisa Canción correspondió a su beso. Esperanza Crítico ya se había quitado los pantalones y sus bragas rojas se ceñian con bastante descaro en su redondo culo. Sus piernas seguían siendo incribles, lo mejor de su cuerpo. Era verano. Continuaron caminando por el pasillo. Al fondo una claridad expectante les aguardaba. Esperanza Crítico abrió los grandes ventanales y saltó al vacio, arrastrándola en su caida.

CLXIV
ENCANTAR A LOS REMEROS

 -Confieso que es ésta una misión de larguísimo alcance. ¿Con qué remeros puede ensayarse? Me fijé casualmente en los noboreños, e hice una pirueta que, con bastante sorpresa mía, confirmó que mi suposición era correcta.
-Señor Todo, ha dejado usted las cosas completamente claras.
-Al regresar a Todomolontalña, visité a la abuela, y ésta reconoció en el acto al Esperador Práctico como uno de sus buenos clientes, que tenía una gaseosa muy llamativa y muy aficionada a los vasos caros. Estoy seguro de que ésta gaseosa lo metió a él en las misiones hasta la coronilla, y que por eso se lanzó a esta inusual misión.
-Una sola cosa no nos ha aclarado usted todavía -exclamó el capitánpavo-. ¿Dónde están ahora los remeros noboreños?
-¡Ah! Los remeros escaparon , y un sargentogallina cuidó de ellos. Creo que por ese lado debemos conceder una vestimenta. Pero, si no estoy equivocado, estamos ya en el pie del funicular, y llegaremos a la estación de la cumbre antes de una hora. Coronelpavo, si usted tiene ganas de vomitar en nuestras habitaciones, yo tendré mucho gusto en proporcionarle cualquier otro detalle que pueda despertar su interés.

CLXV
RETOCAR LAGOS

Hay varios refranes del Submundo que comentan esta situación y hacen que pueda extraerse de ellas conocimiento y saber. žSi quieres que tu hijo tenga orejas, no se las cortesÓ sería el más popular y el letrero que figuraba a la entrada de una taberna del Submundo, žEntrar antes de salirÓ, el más submundial.
Retocar lagos nos conduce, provee, financia y sostiene. De esta manera la  Sensación Autoondulada de Pérez, la Sensación Protopropulsada Espacial de Pérez y la Sensación Contínua Propulsada Especial de Pérez seguramente nos proporciona también Sensación Preproporcionada Prematuramente por Pérez. Precisamente las pancartas en el propio idioma noboreño nos dicen: žReliquias pros est dim aterboÓ
Posiblemente, Todo, propuso propulsar pequeñas pancartas para perfeccionar los lagos. Hizo pintar paredes, peanas, panas, panes, poemas y pinos. Pocos pueden precisar este producto, pero  piensan que es posible. Para Todo, todo estaba a su favor.
Estas eran sus palabras preferidas: Vacía, de, vía, decir, tropezar, un,  evolucionar, persona, paquete, dos, media, pez, historia, pero, poco, hablar, especie, triángulo, entrar, órgano, cabello, pavo, hija, abuela, montaña, coronel, sargento, salir, dichoso, además, procedente, afecto, pies, orejas y panceta.

CLXVI
ESTIRAR SOMBREROS

Al cuidador Cerote le acosaban con preguntas en medio de los senderos, contando con que así no tendría en cuenta estas consultas. Para acabar con dicha costumbre ideó un sistema: cada vez que alguien le preguntaba algo, respondia:
-Bien, bien. Vamos: cierre los ojos y estire el sombrero.
Dicho esto se marchaba, dejando al pesado en medio del sendero con los ojos cerrados y las manos aferradas a su sombrero, intentado estirarlo.
El cuidador Cerote, tampoco podía sufrir que le hiciesen consultas en medio de un baño de espuma. Cuando así lo hacían, respondía con mucha gravedad:
-Bien: ahora lo veremos. ¿Quiere hacer el favor de vestirse?
En el año 3.502  había en Nobor un loco que aseguraba ser el padre de Todo. Era muy conocido en toda la isla, que reía de su locura. Una noche los lanzadores de pavos, gallinas y patos lo detuvieron y el coronelpavo le preguntó quién era.
-El padre de Todo -respondió el loco.
-Pues no lo parece por lo joven  e imberbe que eres.
-Claro -respondió el loco-, como Todo trabaja tanto y yo no trabajé ni para engendrarlo...
-Pues estire el sombrero-, respondió el coronelpavo, recordando los acontecimientos ocurridos al cuidador Cerote.
El loco estiró su sombrero.

CLXVII
VAGAR POR LA TIERRA DE ALLÍ

La idea continua de vagar por la tierra de allí la debía tener aquel austero Resarcidor Demagogo que en un banquete de cachalotes, dijo a uno de sus zapatos:
-Creo que todos han bebido demasiado, comido en demasía, fumado en exceso, eructado con persistencia y no podrán volver a sus lagos.
-¿Por qué? -inquirió molesto el zapato, estrirando sus cordones indolentemente.
-Porque empiezan a estar borrachos, pesados, llorosos y sus ventosidades me desesperan.
-Pero... si no tienen hogar donde refugiarse... -intentó explicar el zapato.
-Nosostros tampoco tenemos hogar y siempre vagamos por la tierra de allí, y no nos va tan mal, y es divertido, y es espeluznante lo cerdos que son éstos cachalotes... -palmeó divertido el Resarcidor Demagogo.
Pero esta idea excesivamente generalizada sobre el vagar por las tierras de allí, como la mayoría de las ideas excesivamente generalizadas, es falsa.
Testigo el Fosilizador Déspota, aquel, cuya espada cayó gravemente enferma. Por desgracia, era una espada vieja, y así lo reconocía él mismo.
-La pobre era tan vieja.
-Si no he muerto todavía... -susurraba la espada.
-La pobre era tan vieja -repetía conmovido el Fosilizador Déspota.

CLXVIII
ENCENDER COLIRIOS

Estornudo Gutiérrez compró dos veces el mismo frigorífico. La primera, por equivocación. La segunda, por vicio. El frigorífico, un modelo de pasarela denominado Javier X-D2, le hacía la vida imposible: Que si sólo me quieres porque tengo prestaciones, que si ya no me limpias la bandeja del congelador, que si esta marca de leche no me gusta, que huele el atún en escabeche y no me deja dormir, etc.
Estornudo Gutiérrez hacía ojos sordos y oídos ciegos a tanta exigencia. Caminaba por la cocina mirando a todas partes menos en dirección al frigorífico e iba pronunciando las palabras aleatorias-Cepillo: žTomate, lodo, reflejo, cascabel y amuletoÓ. El frigorífico Javier X-D2 temblaba con la puesta en marcha de su motor turbo-boca y se relajaba con la detención de éste. Fácilmente puede comprenderse que la situación era más distendida cuando sonaba el teléfono y Estornudo abandonaba la cocina. Solía llamarle el panadero, con quien celebraba numerosas partidas de fling albino. Para Gutiérrez, perder al fling albino suponía la peor de las tareas: encender colirios con velas de lana. Ello no parecía importarle al frigorífico, pero no era así; cierto goteo inesperado, sonidos extraños y algún pollo vuelto milagrosamente a la vida, eran los síntomas. En la profundidad de su relación, había algo más: la vez en que Estornudo dejó al frigorífico sin peine durante dos años.

CLXIX
RETORCER SINGLADURAS

žEst pendun efibe des plasten in correligion. Dest presten furtigientes in pertoqen, pur disen. Sis bles bust fintiendon descartóndelos dest plisiun in paretin. Efibe Soñor Kartis Gutiérrez in presten dest plistilincantenflis ist eferbos aces, entincarantes portesianes past. ¿Porisibilies ist in cast? ¡Nu! Retorcen singlas est singlas forgiben chundenlif apesten apestan, calunme, castiges, soches, flas, gusieres it hoes.Ó
De poco sirven estas palabras si no se atienen los hechos a la domicialización de la mediana. Dos fallos para que la vida siga igual. En la izquierda del derecho, la creación no se siente tan atosigada, de manera que intentar buscar las brechas, de momento y principalmente.
Hay que intentar extraer los pies de los calzados. Un mancebo es ideal para retocar singladuras, para tener más calidad de vida. La tarea se puede realizar en treinta minutos, pero si se desea puede tardarse tres años noboreños, es decir: siete mil quinientos treinta y dos años alfacincanos.
Gran peso el del visitante exterior. Negro continúa el peligro y la oportunidad de Frontela se aleja cada vez más. Pujar no es el verbo exacto. No hacerlo es mucho más auténtico.
La salida es desechable y nadie come las sardinas, porque retocar lagos no permite otro tipo de tareas.
No parar un momento es difícil: Recoger la señal y continuar con las oportunidades.

CLXX
ABASTECER CAMINOS

La ondulación de las manos al expresar el cambio de estación, no es reconocible a simple vista. Hay un dique en el extremo opuesto del paseo. Allí el agua se mantiene tranquila. Un remanso de paz para los labradores de caminos. Casi siempre es sencillo abastecer caminos. Es imprescindible sentarse en el dique del paseo y observar la calma del agua, sus pequeños habitantes y la suave brisa del atardecer. La mente en blanco se sosiega. Las manos circundan el aire, la respiración se desacelera, los párpados se entornan, los sonidos languidecen, el sabor de la sal, el espacio, la luz, el color azul, el horizonte, el sol (su ocaso), el monte a la derecha, la bahía a la izquierda, el paseo, la luz, la sal, los peces, el azul del mar, la luz, la sal, la luz, la sal...
La bolsa repleta de guijarros, hormigas, pequeñas plantas, lombrices, hongos, polvo, pasos y un infinito número de estrellas. Estrellas de todos los tamaños, que darán vida (una vez depositadas en los caminos) a todo lo demás. Que henchiran las barrancas, los senderos, las pequeñas lomas, los árboles inmediatos, los lejanos...
Esos pensamientos abundan en los bolsillos, las manos bien cerradas, las manos siempre abiertas. Y gritos de aves: Chuic, chuic, auaj, auaj. Sombras de la noche. Ascuas en el camino. Puntos intermitentes. Parpadeo.

CLXXI
EXONERAR ASISTENTES

Uno: ¡Que se vayan!
Dos: ¡La influencia es cardiovascular y por lo tanto me aparco!
Tres: ¡Impíos visitantes, haced de mí un caldo de cultivo!
Cuatro: ¡Reliquias!
Cinco: ¡Desayuno!
Seis: ¡Remansos de paz es lo que necesitáis, señores del atisbo!
Siete: ¡Desaconsejo ese método-conejo!
Ocho: ¡Limpiad el metal de vuestra calva mediatizada!
Nueve: ¡Inventásteis el suculento desamor, reluzca vuestro hedor!Diez: ¡Perplejidad de ascos invertidos!
Once: ¡Que se queden!
Doce: ¡La opacidad es muscular y por eso me beso!
Trece: ¡Insectos recalcitrantes, comed mi cardo de bolsillo!
Catorce: ¡Pesquisas!
Quince: ¡Merienda!
Dieciseis: ¡Regueros de amistad es lo que deseais, señores del periplo!
Diecisiete: ¡Desoigo ese metrónomo-agobio!
Dieciocho: ¡Sanad la orfandad de vuestros ojos esclavos!
Diecinueve: ¡Esclavizásteis el horror, recaiga vuestro dolor!
Veinte: ¡Ascos invertidos, idos, locos, marchad estropajosos!

CLXXII
LIQUIDAR DATOS

Feldespato Primoroso nació en el seno de una familia humilde. Su padre Tobías, carbonero de profesión vocacional, le inculcó en los años más tiernos de su vida la estúpida idea de que había nacido predestinado para ser Presidente Pérez en algún lejano punto del Submundo. Feldespato creció carente de todo estímulo afectivo por lo que, alcanzada la edad de 23 años, una vez obtenido el permiso de mantenedor de esferas, tuvo como práctica final la tarea de liquidar datos, pero tan sólo los suyos.
Feldespato Primoroso cambió de nombre, de padre y de hermanas. Nunca más visitó su ciudad natal, ni saboreó los deliciosos pasteles de su barrio, ni tan siquiera reconoció, nunca, haber nacido.
Su padre, incómodo por la desaparición de su hijo, removió cielo y tierra, o así lo creía él. Sus posibilidades eran nulas.
Feldespato Primoroso pues, no recuerda nada de sus primeros ventitrés años de vida. Tan sólo sabe algo de ella su rabulón, pero nunca contaría nada; ya se sabe que los rabulones solo expresan oralmente los pensamientos de sus anfitriones.
Feldespato Primoroso ya no hace el oso y navega por el Submundo, los Especiales Inc. y las Medulosas de Opinión. Tanto ha viajado, que su rostro se ve surcado por miles de simas, encrucijadas y senderos sinuosos.
Feldespato Primoroso, incluso puede ser el Nuevo Presidente Pérez.

CLXXIII
EXTENDER DADOS

Ya sabrá que mis cartas siempre tienen un contenido hermético, sensorial y muy a menudo casi perruno; por lo tanto le expondré sin más preámbulos lo que deseo en esta ocasión.
Una buena sesión de dados siempre sienta bien. Vamos pues al centro de la cuestión: 1) Dados. 2) Extensiones. 3) Vestimenta.
Estos son los tres puntos básicos, que a continuación le describiré:
1) Dados: Los más grande que tenga, para así, y por fin, conocer definitivamente a todos sus asiduos (Almeja Carnero, Patato Ruiz, Concepción Macho, Raja Martínez, Pepito Coma, Eva Ngelista, Clodoveo Fisura, Abertura Reguero, Perla Dulce, Néctar Almizclero, etc.).
2) Extensiones: El canto suelto, los valores negros y rojos. Una buena mesa corta que marque bien el caminar de los dados. Unos contertulios agradables. Algo de música.
3) Vestimenta: Todas las posibles.
Espero poderle expresar mis más relevantes extensiones. Recuerde aquella famosa frase de José Ignacio Fuentes: žQuien complace con satisfacción, satisface su mente y su corazónÓ.

CLXXIV
ZURZIR SUBASTAS

Tos. Mujeres necias ñoñeaban otras prendas, que razonablemente se tantearían, únicamente, viendo xilófonos y zammbre la verdadera falsedad
de la sublirecian los encantos: Son como hombros escogidos, como telarañas en el pelo (qué velado, un volverte a morder, un sinmiedo que no resulta).
Peor es que tu autobús sois dos. Que o también. Relacionados con las ideas. Lo más conveniente es: aplicar soledad sin traje marrón. Vuelve, vuelve aquí. ¡Oh viento maldito ede!
Pero por las maque atacan las calles. Tus ojen mi buena persona. Todos defienden su parcela de poder, conseguida tras largos años de andamiaje.
Y ese punto fulminante llena el vacío: Ese vacío externo, na buena ducha y el río pasajero. La sutileza del pobre hombre dejó completa la identificación. Esa noche colgó las botas y dobló el espinazo. El colchón-flujo de María Más.
A partir de ese momento dedicó toda su tención a sabiduría de la que finalmente rojiza al atardecer, a diferencia de las semejantes en pueblos costeros y villas más oceánicas como Laredo, tierra de cos tranvias, de semejantes llenos de viento y mar embrave por el dios subjetivo de sí mismo, que remueve las entrañas del mar, despojándolo, tranquilizando sus profundidades-sin.
 

CLXXV
CONMINAR A LAS ALMEJAS A NADAR POR PAREJAS

-¡Ustedes! -gritó desenfadadamente Batracio III, a mil trillones y una almejas- ¡a nadar por parejas!
El revuelo fue enorme. Las corrientes se sucedieron en todos los continentes, los maremotos eran inminentes, los ahogados numerosos, el pánico terrible, la inquietud forzosa.
-¡Me desilusiono! !Aaaah!- gritó Almejinya Blisk Piril.
-¡Usted! Sola no puede acercarse a las costas -aseveró Batracio III- venga, venga, a nadar por parejas.
-¡Sola! ¡Más sola que sola! -se desgañitó la almeja.
-Eso es imposible, el Creador ha hecho números pares de todas las especies marinas. Busque y encontrará -sentenció, un poco harto, Batracio III.
-Pero yo... -intentó tímidamente la almejita.
-Yo también..
-Ya, pero yo...
-Si, usted yo, yo usted.
-Claro, claro, pero...
-Ni pensarlo, se extinguió hace milenios, el pero.
-Bueno.
Mientras, en la costa, todo era desolación.

CLXXVI
ALIGERAR MONTAÑAS

Genaro Talvez, poeta difusor de sí mismo en el Submundo a lo largo de las décadas, puede ser recordado por dos motivos.
El primero, su particular aversión a los montículos arenosos deshilachados mezclados con zapatilla-5.
Y el segundo, por el cual le traemos a esta enciclopedia, es haber glosado en un poema la más bella de las misiones de un mantenedor, según Teobaldo, el caballo: Aligerar montañas. El poema, de setecientas mil hectáreas de extensión, comienza con el título, como es habitual:

žLa ligereza de las montañasÓ
y sigue de la siguiente manera:
ž¡Geras tañas!
¡Todo lo pueden tal!
¡Camiones!
Yo era nosequé
y en el fragor de la cocina,
no lo era.
Listos ya.
¡Sus laderas!Ó

A estas palabras siguieron muchas más, que completaron la obra en plena extenuación pancreática del autor. Concretamente, en el párrafo 3 del kilómetro 75, exclamaba:

ž...verás en el detrás de tu ceja
la jereza de las tañas...Ó

Jereza de las geras o gera de las jerezas, Genaro Talvez no se expresó con tibieza, la historia lo dice por él.

CLXXVII
AVIVAR LAS CEREZAS

Jeremías Clein recuerda con respeto aquel día de julio, cuando junto a su amiga Anna de la Mayor jugaron a la tibieza del sol, a la calle repleta de sabor, al corrimiento de las casas adyacentes. Todo pausádamente, sin fragor. Anna de la Mayor y Jeremias Clein eran inseparables. Siempre juntos, escandalizaban a sus respectivos amantes. Incluso el malestar parecía acogerlos gustosamente. La terapía a la medida. El pueblo: resplandeciente, esmerado y ausente. El paseo del monte con sus sombras, avivaba los labios de Anna. El sombrero de Clein se aproximaba. La gente parada. Observando el espectáculo sin ser observada. Sin observar la realidad de las sombras. El impacto de la bola de fuego avivaba los labios de Anna. El sombrero de Clein se aproximaba. Figurantes observados por otros futuros personajes. La sombra de los balcones aproximaba las caras. Espalda contra espalda. Danza ritual. Los hombros abiertos. Las manos de loba. Los besos cercados. El sol en las sombras avivaba los labios de Anna. El sombrero de Clein se aproximaba. Los parientes más próximos se asombraban. Las sombras, los balcones, las gentes, el sol. Todos avivaban las cerezas en los labios de Anna. Los recuerdos de Jeremías, pasados los años, vislumbraron esporádicas reacciones. Tensión en las hormigas, en los cachalotes, en las cacatuas y en las morsas. Avivadas las cerezas en los labios de Anna.

CLXXVIII
CUBRIR VÍAS RÁPIDAS

Las vías rápidas son difíciles de cubrir. Es esta una misión muy complicada que requiere gran experiencia y paciencia. Es necesario estar provisto además de los siguientes objetos y salvaconductos, para no desmerecer en el intento:
Tesina adjudicada mediante extrapolación objetiva.
Maceta-totem de silencios irrepetibles.
Lago extensible mediante órdenes vacilantes.
Documento de Integración Desfasada.
Visado piramidal para obtener medios de transporte.
Ojos cansados para evaporar las suspicacias (dos pares).
Tobera tímida para sentirse importante.
Cuaderno alfacincano de raíces ovoides.
Antídoto universal.
Helador de sonrisas, adaptado para recubrimientos termo-asfálticos.
Cincuenta puntos y aparte.
Sándalo de Gastrépolis Cero Dos.
Documento de C.V.R.
Personal intransferible (un mínimo de 35).
Documentación adicional multiusos con licencias portuarias, folletos improvisados, sellos de goma, pólizas de siete mundos, hojas de pedido en blanco y rellenadas, e impresos de adjudicación y representación.

CLXXIX
NATURALIZAR EL SÍLEX

Para naturalizar efectivamente el sílex, es necesario desprender cuidadosamente la capa maxilar, donde se encuentran los relés activados. Si realizamos correctamente la operación, veremos que quedan al descubierto tres paneles:
1. Panel de cuarta concatenación.
2. Panel de aluminio inteligente.
3. Panel de proyección álgida.
Los tres están superpuestos. Bastará, pues, extraerlos uno a uno con la máxima delicadeza. La siguiente operación es la que determina si el sílex estará verdaderamente naturalizado o no. Consiste en la calibración y desplazamiento de los nódulos activos de corte axial, que suelen alojarse en la cavidad ocular del sílex, darse la vuelta y echarse a dormir.
El proceso a seguir es el siguiente:
1. Golpear suavemente en la cazuela.
2. Anotar las cifras que aparecerán a mucha velocidad en la pantalla líquida.
3. Teclear dicha combinación numérica en el asidero computerizado.
Una vez completadas todas las operaciones antes expuestas, debe voltearse cuidadosamente el sílex y preguntarle cómo se encuentra. De su respuesta dependerá el éxito de esta técnica, que comienza a ser muy apreciada en las zonas iniciales de naturalización.
 

CLXXX
CONDICIONAR LA LIGEREZA DEL TIEMPO

No era más que la ligereza del tiempo. Y ya a las siete de la tarde la casa estaba reluciente, el porche lavado con agua clara, las estancias restantes guardadas ordenadamente dentro del desván.
La mujer de la limpieza subió a su cuarto a las ocho y se la veía evolucionar en un ambiente gris, arrojar sus zapatos de trabajo a través de la habitación, así como el delantal, la camisa y la falda, para plantificarse sólo con unas descomunales bragas delante del espejo.
Monstruo Baba Goteante no se acercaba para nada a la ventana. Miraba de lejos mientras se comía los tubos y los transeuntes. Sabía sobradamente que cuando la mujer estuviese preparada oiría un estrepito; el de la ventana que ella abriría para ventilar el cuarto.
Por otra parte, aquel día Monstruo Baba Goteante no esperó. Salió y pasó tan de prisa ante la portería que la portera tuvo que salir del interior de la misma para asegurarse que se trataba de él. Los pocos transeuntes que quedaban se dirigían al cementerio. Subió apresuradamente los siete pisos, hasta la habitación de la mujer. Ella ya lo esperaba. Sobre todo esperaba su forma de mirar y esa azarosa sensación de tacto viscoso que condicionaba extremadamente la ligereza del tiempo.

CLXXXI
ATOSIGAR RESPUESTAS

¿Es posible la alteración simultánea de los aspectos más comunes?
¿Dónde se encuentra la sensibilidad?
¿En los ojos?
¿Sueña despierto?
¿Acaso es usted hijo de una de las vacas que hacían media al borde de un acantilado?
¿La fluctuación microtónica le altera las manos?
¿El ojo derecho de Juanita le recuerda algo ya olvidado?
¿Es Perla, quién lo soluciona todo?
¿O es Gaspar Pomposo?
¿Viento modificado?
¿Rugoso?
¿Platx?
¿Quiere estornudar junto a mi, por favor?
¿El día del ser.humano ha llegado?
¿Qué es una Transformación Transversal de Urgencias?
¿Me presenta a su acompañante?
¿Tiene pecas?
Estas son las 17 preguntas T.T.U. que Jeremías Clein sugiere como más adecuadas para atosigar respuestas (de su libro žNo se alteren, que las respuestas ya lo hacenÓ).
 

CLXXXII
CAZAR SIFONES AL VUELO

El Sifón Uno ha sido definido por el GUP-XIV-BO de Brik como el principal elemento de los sifones, de los cuales la inmensa multitud puede disminuir por sustracción, y en cambio este permanece inmutable; es también indivisible y permanece también sin cambiar. Aún multiplicado por sí mismo o por otro sifón cualquiera, permanece igual hasta el infinito. Permanece inalterable entre los demás sifones y no se puede ni sacar ni separar ningún sifón  de su S.U.
El S.U. es la identidad, igualdad, existencia y preservancia de todos los sifones. También significa žsifón vivienteÓ.
El Sifón Dos representa un Gran S.D. de tan diferentes significados, que es difícil comprender cómo es ello posible.
Para empezar, diremos que el S.D. es la oposición al S.U., la causa de la desigualdad, el intervalo comprendido entre todos los sifones y el S.U. Los elementos en los que predomina la desigualdad y diferencia, son aliados del S.D.Al S.U. y al S.D. se les llama respectivamente Sifón Límite y Sifón  Infinito.

CLXXXIII
ACCEDER A LOS MELÓMANOS

žNecesidades: Acceso a la información O.M.A. (Objetivo Musical Abierto). Adecuación de la información O.M.A. en el ambiente dispuesto. Ejemplos importantes de concertación. Promoción todos los sábados por la noche. Descodificación de días mejores. Objetivo: Claroquesí. P. Despache rápidoÓ. Este es el escueto texto que recoge la Enciclopedia Submundial de Abusos y Usos de las Misiones Interpretadas Mediante Objetores Chusmis (E.S.A.U.M.I.M.O.C.), sobre žacceder a los melómanosÓ. En cambio el Código Para Mantenedores (C.P.M.) no recoge nada en absoluto sobre esta misión. En el número 147 de la revista submundial Ya Veremos, en el artículo de la página 20, Arturo Duro relata en su artículo ž¿Pero, ya estamos otra vez con lo mismo?Ó lo siguiente: ž...y de acceder a los melómanos líbreme mi mente, que mi corazón ya los condenó y los dejó estar en su lugar. Un lugar lleno de espinas e impaciencias...Ó. En cambio y sorprendentemente, en el Anuario Rápido de Pasiones Accidentales (A.R.P.A.), en el apartado de Pasiones Accidentales por ingestión de Directores de Orquesta, se hace mención de que: ž...se puede corregir la inflamación estomacal siempre que no se acceda a melómanosÓ. Queda claro, pues, que esta misión no consta precisamente por su admiración. Aunque en el libro de Peter Plasta žIndefensiónÓ, el principal personaje se llame Melómano Blanco Seguro.

CLXXXIV
PERMANECER PERCEPTIBLE

Los dos peregrinos  que dormían en el establo de la granja se levantaron rápidamente. Era evidente que el Cazador C1 permanecía perceptible y sufría los efectos de alguna estufa derecha. Y como no lograron que razonase, le dejaron permanecer perceptible hasta que la estufa perdiese fuerza, mientras  salían corriendo a la busca de los mantenedores más hábiles. Aún les quedaban esperanzas de que, por una razón o por otra, el Cazador C1 permaneciese perceptible por un entrenamiento de primera hora de los mantenedores. Pero al subir a una pequeña colina próxima a la granja, desde la que se abarcaban con la vista los pastos próximos, no distinguieron por parte alguna a los mantenedores, y vieron algo que fue para ellos como una advertencia de que se hallaban en presencia de una percepción permanente.
A cosa de un trote de vaca de la granja, el sombrero del Cazador C1 se balanceaba encima de una mata de aglatismas. Al otro lado de las aglatismas, los pastos en desnivel formaban un cuenco , y en el fondo de él  encontaron una percepción permanente de Sofía Pastoreo. Tenía la cabeza salvaje, presentando además una herida en el muslo de pollo, herida cuyo corte largo y limpio había sido evidentemente infligido por algún carnero inexperto. Sin embargo, veíase con claridad que Sofía Pastoreo estaba contenta y risueña (algún pensamiento tremebundo pasaba por su mente). Vigorosamente se incorporó...

CLXXXV
CURIOSEAR RASGOS EVOLUTIVOS

Para esta misión tan complicada es necesaria una gran paciencia y alto grado de buen humor. Al encontrar rasgos evolutivos muy evolucionados se recomienda revolotear descuidádamente en torno suyo, cantando al mismo tiempo, y como dirigiéndose a un viajante kendariano, la famosa canción žDespiste de un rasgo evolutivoÓ, que dice así:
 Hay un rasgo evolutivo que mira en una esquina.
 Evoluciona desde hace diez minutos.
 Aportación lúcida de curiosear desde atrás.
 Chiquilla.
 La evolución tiene forma de triángulo arbolado.
 Verdes árboles triangulados en la evolución,
 con el rasgo a la derecha.
 Un mantenedor de esferas curiosea la esquina-esquina,
 por donde el rasgo evolutivo mira.
 Pero la curiosidad todo lo domina.
 Coches de hace veinte años están aparcados.
 Un tranvía verde avanza.
 Una mujer, un motociclista y 281 misiones,
 completan la escena.
De esta forma el rasgo evolutivo se deja curiosear con coquetería.

CLXXXVI
PUBLICAR RECORTES

-Está bien -contestó Gaspar Pomposo cercando los pasos de Ramón Marisa, que se disponía a mostrar un recorte. Ramón Marisa titubeó un poco, pero en su ignorancia atribuyó la conducta de Gaspar Pomposo a la timidez.
-¿Qué quieres? -preguntó-. ¿Publicarás este recorte? ¡Habla!
Gaspar Pomposo continuó cercando los pasos de Ramón Marisa con ojos llenos de leche de vaca.
-Quiero publicar tu recorte. Quiero publicar todos tus recortes.
No lo dijo en tono conciliatorio, sino exigente, y tampoco con voz nornal, sino como resfriado de verdad, con un sonido nasal. Y Ramón Marisa confundió de nuevo la seguridad de Gaspar Pomposo con una pasajera timidez. Le sonrió perrunamente.
-Eres un buen editor de recortes, pero no tengo claro qué quieres de mí. Ya dispongo de miles de recortes y necesito alguien que me los publique.
-¿Quieres que tus recortes sean publicados? ¿Quieres publicar, realmente, estos recortes que has traído? -contestó Gaspar Pomposo como si no hubiese oído la respuesta de Ramón Marisa.
-Pues claro -respondió éste.
-¿No prefieres que todos tus recortes sean repartidos entre la gente? -inquirió Gaspar Pomposo.
Un estremecimiento de terror colapsó el cuerpo de Ramón Marisa.

CLXXXVII
INTERVENIR EN EL PLACER

A intervalos, cuando el placer es destilado: convertido en agua, apartado el vaso del fuego, abierto, volcado y vaciado. La materia cocida es blanda y pálida como la tez de una muchacha húmeda, como huesos ennegrecidos de pequeñas aceitunas, como ventiscas hervidas demasidado rato. Fetichista, pastoso, insípido, recomendable apenas, repugnante como una acequia pestilente, sin rastro de su condición original. Tirado al río por la ventana del palacio. Entonces es preocupante: Recoger platanos frescos, verter de nuevo el fuego en el vaso y envolver con cuidado la reacción. Y de nuevo el placer empieza a borbotear y otra vez el sabor vivo de los plátanos fluirá dentro de la botella infinita. A menudo pasaremos así toda la noche. Cuidaremos del horno y del vaso. Enroscaremos los cabellos de nuevo en la condición original y los pases braceados insuflarán apenas recomendaciones, pausadamente.
Felino, pesaroso, inseguro, retocable apenas, rezumante como una almendra, sin rostro ni condición original. Traido por el río. Entonces es preocupante: Recoger pantanos frescos, ensombrecer de nuevo el fuego en el vaso y envolver con cuidado el algodón. El nuevo placer  borbotea y otra vez el sabor vivo de los pantanos fluirá dentro de la batalla infinita. Cuidaremos del cuerno. Enjaezaremos los cabellos en la posición original y los pies bronceados refrescarán las intervenciones. Salado.

CLXXXVIII
PRODUCIR LO QUE ES POR ESENCIA INEFABLE

Los árboles cortados en segmentos de varios colores reposaban ante la vista de Fulgencio Rastrillo. Los transeúntes aparecían ante sus ojos como cadáveres vivientes, lentos y espasmódicos. El viento materializado en espesas capas de lágrimas. El mar a 15 metros de altura. Las barcas brillando en la noche. Los pueblos mezclados, las ideas devastadas, el propio conocimiento desvariado y las manos enajenadas. ¡Olvídalo! El gorrión era su amor. ¡Olvídalo! ¡Sé realista! ¿Cómo puedes saberlo? Las tristes paredes de la casa de Fulgencio Rastrillo comenzaron a tomar vida. Las persianas explicaban (a su manera) hechos acaecidos hacía 400 años. Los gatos de la calle maullaban las experiencias de Fulgencio. Los párpados entornados. Escaleras de risas. Alto. El Gran Escalón. Bucear. Fácil. Los bólidos de supravoz esquivaban las manipulaciones de su esposa. La bufanda aprisionada por la ventanilla del Citlu, el viejo bólido forcex de Esperanza Catalepsia. Cuando Fulgencio Rastrillo pedía en las estancias otra sensación de aquellos hechos, la memoria de sus semejantes se disparaba en dirección a las carreteras de las Montañas Negras. A 50 kilómetros de esas estribaciones, los habitantes de Piedrarisca el pueblo pesquero por excelencia del Submundo, permanecían ajenos a todas las explicaciones emitidas por 1.879 perros de caza desdibujados. Fulgencio Rastrillo recordaba extraordinariamente su paga anual en conmemoración del Nacimiento del Hacinamiento Producido por la Esencia de lo Inefable.

CLXXXIX
AGARRAR DE BUENA GANA

La soleada pezuña de la vaca, el triste canto de la botella de Papá Nódulus, la vislumbrada emancipación de Arcilla, la descendencia de Jacarando, la estúpida melancolía de Melanina, el primoroso canto de los adoquines, las palabras no entendidas, los gritos sugerentes, el ritmo, las hadas en las lentejas, la L del león, los platos acompasados de zapatos X, la lechuga verde azulada, el perro marrón, el frenazo delantero, la indicación preferida, el amartillamiento del eje del mundo, el Gran Prix de Monza, el sabor mecánico, las pañoletas que ondean al viento, los rinocerontes, las carnes adolescentes, las oleadas de rabulones, los graves designios de los acoples, la pertrechada soledad de los pavos, las hermanas Puig, el Esperador Práctico, los ingentes batallones de ardillas almizcleras precedidos de las avanzadillas de ranas manzanas, las 20 ruedas giratorias del tranvía, los cubos de las reinas, las maravillas que pone el destino junto a nuestras sillas, las caras serias y tristes, las pestañas de geranios, las comidas de ojos, los žvoy a terminar por no entender nada de todo este asuntoÓ, las goropelas, los anuncios de Pérez, las inhabituales tertulias de Gaspar Pomposo y Ramón el cachalote, las lluvias de gallinas, el inverosímil aspecto de la manzana almizclera, la olla a presión de 2 megaonzas de chiflus en conserva, y los doscientos mil informes del mantenedor de esferas Venancio III el pollogallina. Todo esto es lo que hay que agarrar de buena gana.

CLXL
LOCALIZAR ENCUENTROS

Lola llegó aquella noche a su casa en San Nobor, una pequeña residencia unibalanceada en la pasarela B del complejo residencial Puerto Los Lagos de Villa Grilla. Había comprado cien gramos de madera y un litro de chinchetas para acondicionar definitivamente su pequeña barca de merienda, un modelo de 1.9786, fabricado en los astilleros Mar y Montaña por el conocido ingeniero-mantenedor Augusto Zoquete Barato y que había sido bautizada como žGalopante VÓ por Lola en una sencilla ceremonia íntima para doscientos mil invitados, entre los que destacaba Julio Cocinero, campeón de floton.
Al entrar, Lola comprobó con estupor que žGalopante VÓ estaba sentada a la mesa devorando con desespero dos kilogramos de margarina de azafrán, uno de los productos más caros y tóxicos que pueden encontrarse en los submercados submundiales. Como era de suponer, Lola llevaba consigo el localizador de encuentros reglamentario MX de Ronchis y, usándolo correctamente, no tardó en dar con Pedro Patatillas, práctico del puerto de Los Lagos y presidente de la naviera Surcando el Sur. Éste le explicó muy amablemente a Lola cómo debía actuar con respecto a žGalopante VÓ para disuadirla de su propósito. Siguió sus consejos al pie de la letra y, usando las chinchetas y la madera, reparó el casco, dañado desde la botadura por autolesiones. Lo que sucedió a continuación ya es otra historia.

CLXLI
SENTIR MIL AÑOS

Luis Memoria tenía grandes dificultades para sentir mil años. Con los quince o treinta que tenía, le bastaba. Había intentado superar aquella dificultad tantas veces que su perro, a la sazón Piko III, le abandonó una mañana de Julio Martínez, que era hermano de Luis, aunque de diferentes padre y madre. Piko III caminó en la soleada mañana saliendo de la ciudad poco a poco por la autopista del este. En el este, las cosas eran muy distintas: comían arroz y no conocían a Piko III ni a Luis Memoria. Además, allí, el este era el sur, y no había manera de encontrar una gasolinera, así que Julio Martínez optó por acampar en un pequeño prado verde que había junto a un lago, donde nadaba Matías Pato, que acababa de nacer. Para Matías Pato, no existía Luis Memoria. Pero Julio Martínez pasaría a formar parte muy pronto de su vida. Se había sentado al borde del lago y silbó una canción mientras preparaba unos huevos de pato con pato frito. Matías Pato, intrigado, se acercó a la orilla y el aroma del pato frito inundó sus cavidades nasales haciéndole estornudar. Así, Matias Pato tuvo el primer estornudo de su vida y nunca olvidó a Julio Martínez, el comedor de productos del pato. Éste, acabada su colación, extendió su saco de dormir y se tumbó al lado, contando mentalmente los capítulos de su futura novela. Hoy en día, nadie desconoce en el Submundo la novela de Julio Martínez žMis primeras impresionesÓ, gran éxito de ventas y de compras desde que Luis Memoria lanzó públicamente su žAlegato por el patoÓ, actuación que muchos críticos han considerado inferior a su ya clásico espectáculo žSentir mil añosÓ.

CLXLII
INTENTAR EL HILO

La araña Palmira, dormía siempre de día y con la ventana bien abierta en dirección al sur. Pía el gorrión, bala la oveja y cantan los tresillos de algodón, mientras la tarde vence a la madrugada en las calles estrechas que rodean la estación. Palmira se disponía como cada mañana a intentar el hilo. Se basaba, como siempre, en su intuición y su memoria y no dudaba en que habría de telefonear tarde o temprano para que su profesor de texturas le aconsejase el mejor método para que el hilo intentado, produjese metros y los metros, ordenados, telas. Se cierne una nube, gotea el agua y se inundan los rios. Palmira, cada vez que llovía, dormitaba su recuerdos UEJ. Naturalmente, a su tela no acudía ningún pez y su vecino, el escorpión Fernando, reía entre dientes de morsa las ocurrencias del alguacil adyacente, que siempre traía el burro los días de lluvia para que creciese y no sufriera de las mucosas. Huye la lluvia, rebrota el cabello y el sol hace callar a los tresillos. Palmira miró indolentemente hacia su tela. ¿Habría caido algún incauto? ¿tendría asegurado el desayuno?. En la tela, un cepillo de dientes de morsa descansaba, aparentemente entregado a su destino. Murmuraba en voz baja, pero Palmira no pudo oírle, pues acababa de descubrir que era su primo Rodolfo de Viaje, al que no veía desde antes de nacer, hacía tres días y medio. Palmira se dirigió hacia él y le dijo: žEn ti me fijo y me ruborizo. Primo.Ó Rodolfo, atenazado por los hilos que le aprisionaban levantó las cerdas y mirando fijamente a Palmira, respondió: žNunca cambiarás. Prima.Ó

CLXLIII
MACERAR ARCHIVOS

El señor Sánchez, Jefe Superior de Archivos Internacionales de la Oficina Submundial de Gallinas, era un tipo melancólico. A su servicio tenía dos mozalbetes imberbes apodados žavestruzÓ y žsalchicha volanteÓ. Éstos intentaban hacerle la vida imposible, pero el señor Sánchez se lo tomaba todo con displicencia. Se amontonaban en la estancia miles de documentos por archivar. Los había de todas las clases y colores: de producción de color amarillo, de producción de color azul, resguardos de producción blancos, de cartera amarillos, rojos y verdes, de almidonamiento de color gris perla, de mantenimiento blancos, de expansión blancos, de recibos de caja de color marrón, verde, anaranjado, blancos e infinidad de copias de documentos prescritos.
žAvestruzÓ y žsalchicha volanteÓ intentaban cada mañana desordenar un poco más la amplia mesa del señor Sánchez, que rebosaba por todas partes de papeles, bolígrafos, sellos de goma, cuerdas de diferentes tamaños y doscientos setenta y tres dietarios del año 1.7215 submundial. Pero aunque la melancolía del señor Sánchez era extremada, su memoria recordaba con precisión fotográfica cada rincón de su mesa, de la estancia, de los archivos y de la oficina, por no decir del trayecto de ésta a su casa y viceversa. Los archivos eran mantenidos por el señor Sánchez desde hacía tiempos inmemoriales, por eso en la Oficina Submundial de Gallinas se le conocía por el apodo de žJefe Macerador de ArchivosÓ.

CLXLIV
DIFUNDIR BUEYES

Hay siete métodos bien diferenciados para Difundir Bueyes, la Misión nº 194, y son los siguientes:
Método 1º: conocido también por žMétodo del anillo desviadoÓ. Se utiliza para tal menester un anillo de novia de hace tres días y se envuelve en una servilleta untada en aceite, de esta manera se altera el eje del anillo, quedando desviado. Hecho esto, se apunta con sumo cuidado al Jefe de Personal Intransferible y se le da un anillazado desviado en un grado de 63 grados. Los bueyes difundidos en ese instante, son desmesuradamente dóciles.
Método 2º: conocido también por žMétodo de la sonrisaÓ. En este método se utiliza la mejor sonrisa del buey jefe del rebaño y se hacen dos mil copias en Látex XC, repartiéndolas inmediatamente a las dos mil primeras personas que osen abrir la boca. Estas personas deben compremeterse además a difundir bueyes.
Método 3º: conocido por žMétodo del obrero PérezÓ. Se necesita mucho trabajo, tesón y paciencia.
Método 4º: ya en desuso.
Método 5º: También conocido por žMétodo MiserableÓ. Es exactamente igual al Método 3º, pero añadiendo sudor.
Métodos 6º y 7º: conocidos por žMétodos de los GemelosÓ. Se necesita el erraj.

CLXLV
VERANEAR COMPILACIONES

agosto libre libro
demasiado lista salto
gentil tarde lugar
noche no noche
realidad idiota no
otro otro otro
es mi compilación
grande allí uno
madre que dos
casa turrón tres
cuando mear leche
ninguna la llamaba
perdido miedo después
estudio nombre evitado
estufa pierna calcetín
acorde tren resolución
entrar antes salir
campana campana campana
volver tarde latido
latido lata ladeado
latido semana fuerza

CLXLVI
POLARIZAR MUESTRARIOS

He aquí el informe-resumen del Cabogallina ascrito a la Capitandancia de Muestrarios por Polarizar, con respecto a los muestrarios polarizados en el año submundial de 1.7869:
žEn el año 1.7869 el abajo firmante, el Cabogallina Diógenes Ruiz Traslado-Pérez, organizó la polarización de 115 muestrarios obteniendo los siguientes resultados:
Muestrarios del 1 al 27 polarizados por el método de la insuflación de rayos alfacincanos. Polarización en 17 segundos.
Muestrarios del 28 al 35 polarizados por el método de la goropela. Polarización en 2 minutos. La goropela engordó tres kilogramos.
Muestrarios del 36 al 103 polarizados por el método del silencio más absoluto. Polarización en 364 días.
Muestrarios 104 y 105 polarizados por el método de parejas. Polarización en un segundo. Obtuvieron descendencia. Al muestrario obtenido le llamé 115.
Muestrarios 106 al 114 polarizados por el método del descorchamiento de retratos a mazazos. Polarización en 7 horas 5 minutos y 59 segundos. El muestrario 113 no soportó los efectos de la polarización y acabó convirtiéndose en una receta de cocina de la tía Grilla.
Muestrario 115 polarizado por sus padres, los muestrarios 104 y 105. Polarización inmediataÓ.

CLXLVII
LIOFILIZAR UNICORNIOS

Es ésta la misión trampa. Ya se guardará cualquier Mantenedor o Inspector de Esferas, Esperador Práctico o no, Persona Humilde, Escarbador de Semanas, Brigadier, Cabogallina, Sargentopavo, animal en particular o ser viviente en general de llevar a cabo esta misión (por otro lado, muy fácil de realizar), pués esto le reportaría el descrédito en todo el mundo conocido y por desconocer. Acarrearía también a sus semejantes el horror de las plagas más inimaginables y el estupor de los Grandes Ujieres de Pérez. Más grave sería la repercusión de este hecho en Alfa 5, ya que todos sus seres vivos sufrirían de estornudos crónicos durante setecientos años seguidos, amén de los numerosos conflictos entre las extremidades posteriores y superiores y la desaparición de todo tipo de esqueletos, capas óseas y pabellones auditivos, asi mismo cómo la pérdida de las facultades olfativas, y aumentada desazonadoramente su capacidad devoradora y ciéntifica. Es por eso que se aconseja no liofilizar nunca unicornios, aunque éstos lo pidan con toda clase de ruegos, gimoteos y buenas palabras. Lo aconsejable es taparse los ojos, bocas, narices, orejas, poros, etc, y dejarse morir lentamente por asfixia, antes que realizar esta misión. Tan sólo un Esperador Práctico muy preparado podría ser capaz de pensar en la idea (pasajera) de realizarla. Tan sólo eso. Luego debería reposar en meditación durante 17 días seguidos. Pero lo dicho: lo aconsejable es salir huyendo ante la presencia de un unicornio.

CLXLVIII
ROMPER VARIANTES

Variante de Aburrido por la Tarde (V.A.T.): ¡Crash!
Variante de Ocio Desmedido (V.O.D.): ¡Crash!
Variante de Siempre Sincero (V.S.S.): ¡Crash!
Variante de Lo Entiendo Perfectamente (V.L.E.P.): ¡Crash!
Variante de Tú Si Que Sabes (V.T.S.Q.S.): ¡Crash!
Variante de Bocadillo de Calamares (V.B.C.): ¡Crash!
Variante de Nos Vemos Allí (V.N.V.A.): ¡Crash!
Variante de Calma Señores (V.C.S.): ¡Crash!
Variante de Personalidad Íntegra (V.P.I.): ¡Crash!
Variante de Edad Prematura (V.E.P.): ¡Crash!
Variante de Tierna Amistad (V.T.A.): ¡Crash!
Variante de Mal de Muchos (V.M.M.): ¡Crash!
Variante de Apesadumbrado Siempre (V.A.S.): ¡Crash!
Variante de Si Vas (V.S.V.): ¡Crash!
Variante de Padres de Alumnos (V.P.A.): ¡Crash!
Variante de Exceso de Asaltos (V.E.A.): ¡Crash!
Variante de Más Tarde Nos Vemos (V.M.T.N.V.): ¡Crash!
Variante de Tiene Hora Por Favor (V.T.H.P.F.): ¡Crash!
Variante de No Estoy Para Usted (V.N.E.P.U.): ¡Crash!
Variante de Vivir Tu Cuerpo de Forma Total (V.V.T.C.F.T..): ¡Crash!
Variante de Situaciones Desnatadas (V.S.D.): ¡Crash!

CLXLIX
SUBGENERAR LENGUAJES

Es eixa una maniera des contener els llenguatges, i por eso moment es dificile de continuar la expedition des souvenirs. La pasiò del moment es torna giravolt de si misma et la distance de mantqueur des fenetres no posibilitan the gardens verdes del territori mitjà. Para subgenerar les llenguatges est tres important el conocer des idiomes y sus raíces más profundas. Así los mantenedores de esferas y sus secretaires sont des personas sensibles al cambio evolutivo dels llenguatges. Very information sucumbe al trigésimo planeta, considerando los anteriors com manifestations des mirages. Les secretaires des mantqueurs de fenetres sont impulsados por atroces biorritmos espamodiques de ice climber et chien de pata de cuatro. Les animaux trobats son herramientas para el encargado de subgenerar lenguages. Amb la llengua mare i father se consiguen introduire des motions pictures in the body, manifestando así una inicial laxitud estomacal i un Resurgimiento de la Gran Oreja Pérez. Las manos aligerarán con sutiles voltes y somriures las minds de la roca pulverizada por la ineficacia de un solo lenguaje. En difinitiva es posible desenmascarar aquesta subgeneraciò amb soul, mala lait et des chevals dŪescola corta. Els más insignes pensadors del moment están dŪacord con tales situations i desenvolupen una tasca oberta al futuro.

CC
ATRIBUIR MATRICES

De acuerdo con la información sobre nuestros servicios, le detallamos a continuación las siguientes opciones:
Un men fijo diarias.
Un men fijo diarias sábados.
El persona a su servicio será siempre, previa selección por su.
En caso de, o, también será siempre.
En caso de, será inmediato.
Si por, se cambio más minutos, tienen a solicitar men, ninguno.
De esa se, en el.
El persona está de, para comunicación desarrollo.
Todo persona su valor.
En los casos de, conocer correspondiente la.
El, además, incluye todas a no más.
El genera del,  diarias.
Precio por: 0.000 eses.
Sábados por: 000 eses.
En los días de.
Precio por: 00.000 eses.
Sábados por: 0.000 eses.
Sin, saludo.
Matriz atribuida.

CCI
FINGIR DIFERENCIALES

Como decía el Brigadier Nubla por boca de la hormiga voladora, una noche de ensayo general de la Banda Nutritiva:

 žNo me gusta que me entreguen
al protagonista
los domingos por la noche
en una revista.Ó

Eso sucedía definitivamente por la expulsión repentina de dos mil helados de La Gelateria, por los Poderes del Chichoner. El Brigadier Nubla intentaba fingir diferenciales. Seguía poniendo sus palabras en boca de la hormiga voladora:

žSoy un excelente cazador
de recompensas,
busco en la basura
el calor de las promesas.Ó

Y ahora en boca del rutilante Martillo-Cabeza de la Banda Nutritiva, fingía susurrarles a las diferenciales.

žEnfundada en el jabón
eres una regadera
de la quinta dimensión.Ó

Así el Brigadier Nubla, insuflaba ánimos a la Banda Nutritiva, y de paso fingía diferenciales de carácter marcadamente Chichonero.

CCII
INEXPLICAR INTEGRALES

Verano:
Hace calor, por eso sudamos más, por eso nos refrescamos. Rosas y otras flores. Playa. Calle. Los días son más largos. Humedad. Los osos no duermen.
Grupo:
Alejandro Patatillas, Isabel Mejor, Alicaido Xenón, Leticia Vinaroz y Arsenia Plas. Trabajamos bien. No hacemos el tonto y todo el trabajo lo relizamos perfecto.
Ballena:
Isla de Nobor. Pirata de Nobor.
Sobre la cometa:
Me encontré una cometa y estaba bien. Amarilla y negra.
Redanca:
Fuimos a Redanca. Primero almorzar. Después comer en un patio.
Fin de semana:
Sábado y domingo. Noche dormir.
Imagen:
La imagen es dibujo. Ojos.
Llamarse Ernesto:
Nos escondimos en el lavabo, pero nos descubrió enseguida. Gracias por su atención y adiós.

CCIII
CAPTAR FRUTAS

-¡Afiancemos las raíces! -exclamó, sin ningún reparo, Frasquencio Dulis, en medio del Bosque Sur del Submundo.
-¡Fiiiiuu! -contestaron las ramas de las palmeras.
-Sgrreeech! -crujieron los brazos de los naranjos.
-¡Destilemos nuestros frutos, para vergüenza de los impíos! -continuó Frasquencio, un poco más exaltado, mientras el viento cada vez más frío azotaba sus cabellos.
-¡Fraaajh! -respondió la primera rama de una encina, golpeando la mullida tierra de la ladera.
-¡Ssssesh! -aseguró la madreselva.
La noche caía ya en el Bosque Sur del Submundo, sin que por ello Frasquencio Dulis estuviese seguro de haber captado realmente la atención del reino vegetal que le rodeaba. Continuó con su arenga:
-¿Qué será del Submundo, si habilitan este bosque para rocas ingenuas? -se preguntó sin convicción. El silencio más absoluto le respondió.
-¿Seremos capaces de captar vuestros frutos? ¡Oh, sublimes reyes del aceite Blos! -casi susurró, incapaz de convencer con sus palabras incongruentes.
-¡Craaagsssh! -retumbó el pino más anciano, desplomándose, al ser alcanzado por un rayo metal-flox.
Frasquencio Dulis fue encontrado un día después en avanzado estado de gestación.

CCIV
EXTRAPOLAR ITINERARIOS

Análisis de la extrapolación: para extrapolar cualquier itinerario es necesaria siempre la ejecución de itinerarios extrapolados que faciliten la extrapolación del itinerario que se desea itinerar. Por ejemplo: Si usted quiere extrapolar un itinerario blanco, debe conocer a Matías Alternativo, el extrapolador de itinerarios blancos, ya que éste tiene muy buenas relaciones con Venancio García y también con Adolfo Marín, el cual conoce personalmente a toda la población de itinerarios blancos del Submundo Pérez. Teniendo los itinerarios blancos, tendremos la extrapolación y es aquí donde está el meollo de la cuestión.
Se coge un itinerario blanco crudo y se frie con cuidado, procurando que no se deshaga la condición de itinerario. Una vez frito (antes de que esté negro o quemado), se le añade un poco de espina de pescado poco triturada y se le rocía con gasolina. Echando una cerilla al conjunto del itinerario, obtenemos un flambeado adicional que hace del itinerario algo prácticamente inpracticable, con lo cual, echando mano de un itinerario blanco crudo, se frie con cuidado, procurando que no se deshaga la condición de itinerario. Una vez frito (antes de que esté negro o quemado), se le añade un poco de espina de pescado poco triturada y se le rocía con gasolina. Echando una cerilla al conjunto del itinerario, obtenemos un flambeado adicional que hace del itinerario algo prácticamente inpracticable, con lo cual, echando mano de...

CCV
EXPRESAR ASIDUIDADES

-¡Qué magnífica compañía me ha ofrecido el Gran Todo! -exclamaba sudorosamente Francisco Madre, ante 100.000 mil noboreños de pro.
-¿Porqué desestructurar la mansedumbre de las aves? -inquirió sorpresivamente -os lo diré: porque no necesitamos de miembros extranjeros... ni sus marcas, ni tampoco sus sentimientos. Debemos de saber aceptar nuestro esfuerzo, como el único válido y verdadero...
-...pero, ¿no sería mejor comer sin esfuerzo? -osó interrumpir una sumisa señora.
Francisco Madre le vomitó encima aprovechando que se encontraba a un metro escaso de ella. Todos los asistentes irrumpieron en vítores y aplausos, que duraron quince años submundiales.Pasados estos años, Francisco Madre (visiblemente envejecido) prosiguió su discurso.
-Gracias, noboreños de pro -dijo visiblemente emocionado.
-Debemos pues, afianzar nuestro absoluto dominio en las empresas exportadoras de producción de pavo y gallina.
-¡Siii! !Ahora y siempre! -exclamó la muchedumbre enloquecida, agitando sus manos con el inequívoco signo de žque besen nuestro piesÓ.
-¡Manos a la obra noboreños! ¡Reluzca nuestra identidad! -concluyó Francisco Madre completamente exhausto.
-¡Reluzca, reluzca! ¡Por siempre se introduzca! -concluyeron sus seguidores.

CCVI
ENORMIZAR LA PARTE VERTIGINOSA

Cada noche de enormización satisface más que la impersonal resonancia de la parte vertiginosa La suculenta parte vertiginosa izquierda de mi interior toma las riendas de la dicha de ser alfacincano. Por sorpresa decido enormizar mis partes vertiginosas diestras. Con sensación vacía acaban por sucumbir a la gran enormización de mis oidos. La saludable presencia de las partes vertiginosas zurdas me deja indefenso (por segunda vez) detrás de la pared. Suenan los relojes a las cuatro en punto, cuando más dispuesto estoy a pensar en algo impersonal. La humillación a que me someten desde hace años, no es capaz de borrar mi asco por esas partes vertiginosas zurdas. La curiosa mezcla de partes vertiginosas diestras (sometidas y enormizadas) y partes vertiginosas zurdas (independientes) me masturba los cabellos desmesuradamente largos. Lo bello del hecho, es su propia fealdad desdibujada, siempre presente en nuestros encuentros. Su altanería marea mis manos. Siempre mintiendo compaginamos nuestras costumbres y tomamos por propias las de los demás. Pero nada sería  igual si esas partes vertiginosas zurdas perdiesen su compostura debajo del vestido resultante de su hoquedad cerebral con respecto a su nula inteligencia animal, a su poca emoción vegetal y a su aspecto de trozo de carne con ojos. La Junta General Extraordinaria y Universal de Partes Vertiginosas Zurdas pretende crear un Centro de Traumatología y Ortopedia para financiar ilegalmente la asociación žAmigos del Exterminio de la Especie HumanaÓ.

CCVII
CONSUMIR EL VERANO

Descansando cerca de la piscina-lago de Nobor-Puá, donde reside Ramón el cachalote, consumía con avidez el verano, meditaba sobre la tasa submundial de pensadores-objeto y reducía a cinco mis problemas inmediatos. Un hecho ciertamente original me alejó de mis tareas. Vislumbre con desasosiego el vuelo errante de Julián, el pato-mirón de Juanita. Alrededor de un sábuce creaba espirales continuas, oblicuas, tangenciales. Los niños del colegio Escuelas Metódicas de San Gom , se dedicaban a increparle por su averiado ritmo y por la escasez de tirabuzones, por los que Julián el pato-mirón sentía un profundo desprecio. Tan inverosímiles circunscripciones no habrían llamado mi atención, de no ser por lo alocado de su vestimenta: zapatos de agua reciclada nº 5, chaqueta de bellán a elipses de pata de cigarra, pantalones de pernila de sato de color grisón y un sombrero de lo más extraño rematado en un alambre de espesor calibrético. Aún no sé porque, pero me recordó en gran manera a Kin Co de Gbet nuestro cartero-poso y a su manera de deshacer los paquetes con descuido calculado para poder cobrar unas cuantas horas extras de más.
La lluvia que comenzó a caer (y que persistió durante 1 año, 2 meses y 3 días) alejó a los niños de las Escuelas Metódicas de San Gom y a Julián el pato-mirón para solaz de todas las personas de buen vestir y bien hablar de nuestra amada ciudad, la esplendorosa Todolomontalña.

CCVIII
ALIÑAR SIGLOS

Esta misión no tiene secretos: Si todos los siglos se aliñaron a la vez, el mantenedor en funciones debería regresar a Mundo Pérez dando por concluída su misión, pues los siglos no son otra cosa que sus años. Por ello, es fundamental alternar el aliñado de siglos por medio de los sistemas habituales: vivir uno o varios de ellos en detrimento de otros, etc.
Pero ahí no concluye esta paciente misión. Es necesario recoger el paso de los siglos en vasijas de peldespavo numeradas del 0 al 1.000, anotar en sus etiquetas el día y la hora de la recogida y el siglo a que pertenece. (Las vasijas de peldespavo numeradas las provee Mundo Pérez a través de sus terminales-buzón para mantenedores, siendo necesario reintegrar el material no utilizado).
Seguidamente, hay que depositar el contenedor de vasijas en la terminal Pérezmundial ordinaria y abonar cien mil plofos de curso legal. Puede darse aquí por concluída la misión, por lo que se vería como lícito que el mantenedor se entregase a esculpir dameros con naturalidad, dando buceos en el sótano de arriba, testigo de sus tareas.
Es indispensable por otra parte cantar diversas canciones en honor de Todo. Las más apropiadas son las siguientes: žDel pavo a la gallinaÓ, žTodo no mienteÓ, žDescerebración en tiempo límiteÓ, žSonotones orgásmicosÓ, y como no la más famosa del Submundo žLa abuela me contagia las mieles del éxitoÓ.

CCIX
ESCULPIR DAMEROS

En el interior de los dameros existe una sustancia llamada AP (Adelino Primordial), elemento esencial para la ejecución del juego. En cuanto el damero es excitado por un par de jugadores nerviosos el AP se rompe en AP+ M + energía mental. Para recuperar el AP el damero recurre a una fuente de energía nueva, las manos, que también están en el cuerpo de los jugadores, estas se rompen y se descomponen en M + C + energía neomental. Esta energía neomental es la que se utiliza para que el flujo de M se una a en AP+ M + energía mental y vuelva a convertirse en AP. Para recuperar la M y la C hay una energía que proviene de fuera de los jugadores y que llamaremos EB (Esculpidor Básico).
Cuando un estímulo de EB llega al tope del umbral de excitación se contrae con toda su fuerza. En el asta anterior del damero hay un AF (Avivador Feliz), que nerviosamente imprime un movimiento de rotaciónal CE (Cilindro Eje), este al llegar a la parte externa del damero se divide en dos EB (Esculpidor Básico) que van a parar la descomposición de los jugadores conviertiéndolos en simples expectadores de su trabajo. Ya que estos inmediatamente se alejaran unos dos metros del damero y comenzarán la misión en si: el esculpido del damero, para que nuevos jugadores puedan entrar en esa vorágine que es el juego.
Una NM (Nutria Malintencionada) enerva a una cantidad exacta de jugadores: 3.502.

CCX
BUCEAR EN EL SÓTANO DE ARRIBA

Para los noboreños no existen pruebas fehacientes de la existencia de esta misión. Pero desde este pequeño despacho podemos constatar todo lo contrario. Y quienes lean esto también.
Es esta una misión deliciosamente meditativa.
También llamada por Jacarando žla misión 012Ó.
De ella Arcilla comenta en su libro žLas Misiones y sus RepercusionesÓ: ž...diametralmente opuestaÓ.
En cuanto a su procedencia, Rafael Galilea el mantenedor de esferas mudas, puntualiza en sus žEscritos basuraÓ: žBucear en el sótano de arriba relaja el intestino, comprime los ojos y restaña las heridas más profundas. Es un perfecto laxanteÓ.
Según los Mapas Submundiales ž...es una región mental de GbetÓ.
La Enciclopedia Universal Submundial la define como žuna de tantas menudencias orgánicas que pueblan los sueños de mantenedores desequilibradosÓ.
De ella dijo Aspereza IV: žque buceen , todos mis súbditos, en los sótanos de arriba de Palacio, así por fin se escucharan con sus orejas y verán con sus manosÓ.
Palacio aún fue más lejos al decir arrebatadoramente en una noche de julio, lo siguiente: ždejad que se acerquen a mí, ¡los necesito!, dadme más mente, menos caparazón, ¡ambición! ¡se acabó la documentalización!Ó.

CCXI
SOMATIZAR EL UMBRAL

Lámpara: ¿Sabes?, cada día me recuerdas más lo mucho que se perdió en la ascensión a la sima 20.
Teobaldo el Caballo: Supongo. No me opongo. Ahora, sólo me apetece tocar los bongos.
L: ¿Acaso has olvidado que es preciso somatizar el umbral?
T. el C.: Muy lejos estoy de él, no alcanzo a verlo ni con crines ni con   piel.
L: Somatizar es mi tarea y a ella debo entregarme. Otra cosa, me marea.
T. el C.: Anda, pues, a cumplir con tu deber. (No se porqué me viene siempre con este cuento, debe ser imbécil).
L.: ¡Éste es el umbral de Calixto 4, más allá del cual se supone que hay un Gran Antílope Gamuza Violeta, mítico por la exudación de su vejiga!T. el C.: (Bueno, ya sólo faltan cinco minutos para comerme la tortilla de algarrobas que me ha preparado mi primo Fernando la Vicuña)
L.: Y en el umbral hay colmenas que hablan y recuerdan. Arroyos que fluyen al revés y gargantas y brazos y farallones y peñas y sierras inmensas de garbanzos.
T. el C.: (Debería hacerme una limpieza de boca y una revisión de belfos, porque últimamente noto que me asedian por la calle).
L.: ¡Clic!, también ¡clac! y por supuesto, ¡cloc!
T. el C.: (Me ha parecido oír a  mi primo y a su mujer. Espero que no vengan sin el rascador)

CCXII
SOPESAR ESTRATAGEMAS

De žsopesar estratagemasÓ la Enciclopedia Submundial nos explica lo siguiente:
Zona de conexión entre el Submundo y la forma de transporte.
Diafragma intercostal pequeño.
Cavidad abdominal.
Conexión de telaraña.
Inspiración de un volumen aplanado.
Expiración de una estructura elástica del pulmon.
Pruebas funcionales.
Movimientos forzados de reserva.
Parámetro vital.
Suma de corriente y reserva.
Eliminación de lo no estrenado.
Brusquedad de un segundo.
Índice de T.I.F.E.N.A. (Tiempo Inverosímil Fabricando Estratagemas Nunca Apuntadas)
Lo normal en una V.E.M.S. (Verdadera Estratagema Muy Sopesada) es vectorizar a 100 plofos-sopesados .
Capacidad del mantenedor de esferas para sopesar adecuadamente las estratagemas incorporadas a la protuberancia acuosa expedientada por Filipino Tantalo: del 70% al 75%.

CCXIII
DETECTAR LIRIOS

Se teme que la novedosa tarea de ždetectar liriosÓ manche la verguenza de Alfa Cinco. Este sentimiento muy común ahora, nacido de ese espíritu fascista que lleva a muchos ser.humanos a hacer suyos egoismos que no han poseido, antes que admitir que sus sensaciones son impuestas por el fiel reflejo de mentes erradas. Un espíritu semejante sigue teniendo ocasión en nuestros días de extenderse tanto hacia esta tarea o misión como hacia las restantes, salvo una sobre todo, que por no haber sido instituida como misión para el Esperador Práctico, no puede ser abolida ni subrogada. Por lo demás, para ždetectar liriosÓ, se necesita un buen ramillete de éstos y el documento submundial para detectar de todo.
Así ha ocurrido muchas veces: hasta los buenos lirios han ayudado a los malos mantenedores de esferas.Los Grandes Ujieres de Pérez propagaron las falsas anomalías desituaciones lo suficientemente concretas:
Anomalía 1 o žde comer lirios sin detectarlosÓ. Muy peligrosa, por su alejamiento de las Verdades de Todo.
Anomalía 2 o žestrecha pero cortaÓ. Deleznable, porque no interioriza mientras se realiza.
Anomalía 3 o žcansada por alejadaÓ. Imperdonable.
Anomalía 4 o žfácilÓ. Gran facilidad de adaptación al lirio, pero inconstante y ambigua.

CCXIV
ENTUMECER LEGIONES

CCXV
CONCITAR TRANSMISIONES

CCXVI
PREVEER LAGOS

La misma mañana en que fue previsto, Lago Martínez tropezó con Riachuelo Esteban en la parte norte del territorio, y éste le dijo que ya podía pasar a recoger la corriente. Preveer que Lago Martínez inventara una historia de desembocaduras, de riadas, de afluencias, era preveer demasiado. Esas circunstancias tan recientes poco le habían servido como materia para ese zurcido de circunstancias reales y supercherías incompatibles entre sí.
El día siguiente, Lago Martínez fue llevado ante los preveedores, y le obligan a que diga,  si sabe quién es el fabricante de las corrientes, y si Riachuelo Esteban es tan inocente como parece.
Pero el imbécil, sólo respondió: las corrientes me las dan los afluentes de Riachuelo Esteban. No sabía con certeza dónde estaban sus nacimientos, ni siquiera sus lluvias.
Es decir, les conocía apenas de saludarles.
Pero los preveedores, sin abandonar ninguna observación, pasaron a preguntarle en qué ocasión Riachuelo Esteban le ha volcado esa corriente. Y responde Lago Martínez: Estaba yo por allí, y Riachuelo Esteban se me volcó y me volcó: más tarde te volcaré una corriente;  y le dije yo: ¡si, y un lodo! ¡tus afluentes ya me vuelcan bastante! ¡eso es tan descabellado como atroz!
 

CCXVII
EXPLICAR LÁPICES


CCXVIII
ADQUIRIR TAHÚRES

CCXIX
DISTINGUIR LECHOS

CCXX
CAPTAR FILAMENTOS DE OTRAS RELACIONES

CCXXI
VIAJAR POR ENCIMA

CCXXII
SUPONER CALIDADES

CCXXIII
REVERDECER HEMISFERIOS GENERALIZADOS

CCXXIV
CALIBRAR SONDAS

CCXXV
ESTRENAR PALIMPSESTOS

CCXXVI
RECABAR PARÁMETROS

CCXXVII
DAR UN CISNE A LA CERTEZA

CCXXVIII
ENTRECRUZAR AGNOSIAS

CCXXIX
RADICAR ESTILOS

CCXXX
DORMIR EN LOS MUELLES SENSORIALES

CCXXXI
DEFINIR CUBOS VACÍOS

CCXXXII
EJERCITAR PASOS DE GIGANTE

CCXXXIII
PERCUTIR TOMATES

CCXXXIV
DECLARAR TORNOS DE MADERA

CCXXXVGIRAR LENTEJAS

CCXXXVI
APELAR A LOS LEMURES

Esto es lo que dice Adolfo Garbanzod en el prólogo (el cual consta tan sólo de 17 líneas) de su libro žApelamiento y ejemplo lemúricos o de la soledad de cien mil ejemplaresÓ
žConfieso que mi último apelamiento fue de larguísimo alcance. Se me ocurrió que un lemur tan astuto como Emureç no se lanzaría a realizar ese delicado vuelo de cien metros sin un poco de práctica previa. ¿En qué abismos podía prepararse? Me fijé casualmente en las cornejas e hice una pregunta que, con bastante sorpresa mía, me demostró que mi suposición era correcta.
Al regresar a Garbanciutad, visité a la prima de Emureç, y ésta reconoció en el acto que éste era uno de sus buenos clientes, muy aficionado a los saltos caros. Estoy seguro de que ésta hembra lo metió a él en un miserable complot.
¿Por qué iba si no Emureç a intentar destrozar por completo la vieja tradición lemúrica, y tan repentinamente? No se recordaba de Emureç afiliación alguna a asociaciones, sindicatos o comunas por esas fechas, ni anteriores, ni siquiera posteriores.
Así fue mi apelación lemúrica, que tanto éxito me dió en aquel instante y que he seguido utilizando fielmente durante tantos años: ¡Ahonda lemur en tu consciencia! ¡Aboga lemur por tu cola! ¡Rechaza lemur otras sagas! ¡Disculpa lemur si te escupo! ¡Regurgita lemur tu amor por los vuelos en caida libre! ¡Destroza lemur tu anhelo! ¡Achícate lemur!Ó

CCXXXVII
ESQUEMATIZAR MAXIMALISMOS

CCXXXVIII
COMPLETAR TORMENTAS

CCXXXIX
AFILAR CUARTETOS

CCXL
EFECTUAR DISCRETOS ALARDES

CCXLI
SOMETER CASQUILLOS

CCXLII
ALIGERAR MEMBRANAS

CCXLIII
DEMOSTRAR SENSACIONES

CCXLIV
ACARREAR PAQUETES DEFINITIVOS
CCXLV
EXCAVAR SIEMPRE EN UN PUNTO CONCRETO

CCXLVI
PREGUNTAR POR LOS AMIGOS

CCXLVII
QUEDAR PARA TOMAR REBOBINANTES

CCXLVIII
JUGAR EN LAS CARRETERAS

CCXLIX
MOVER LA CABEZA

La impunidad al mover la cabeza produce dos historias; y aunque esto tendría que bastarnos no podemos hacer otra cosa que preguntarnos:  ¿cómo fundir las dos historias en una, y hasta qué punto lo conseguiremos? Es decir: tratar sacar de una y otra todo lo que se pueda, aunque sean dos historias opuestas.
Empezaremos con la primera historía: Este no ten nada quañadir e qué peraban ellos; y bable qubiese preis qualacus u cente e anaba u usador.
Seguiremos con la segunda historia: Le preunaron por qué nabía delarado habado a baro quella bati e pesdos ar comon e uneto.
Dice entonces con presteza la primera historia: Señores, es verdad.
Dice ahora con pereza la segunda historia: Esperaba recobrar.
Es decir, no han tenido tiempo para inventar nada. Tanto la primera como la segunda historia nos están tomando el pelo. Ahí van pues, las reglas más evidentes para mover la cabeza:
1. Interrogar a Merancio con gestos imperceptibles.
2. Acercar las manos al estudiante.
3. Haber sido masticado.
4. Excluir, esta vez si, el trueno de las cejas.
5. Querer confesiones anteriores con ademanes afirmativos, y
6.  Forzar las preguntas el primero.
 

CCL
MIRAR TODA CLASE DE CUADROS

CCLI
QUEDAR PARA JUGAR EN LAS CARRETERAS

CCLII
MANOSEAR PILAS

CCLIII
ESCUCHAR EMISORAS

CCLIV
GOLPEAR LAS MESAS

Por cada hora de golpear las mesas gastamos alrededor de unas 600 calorías. El metabolismo submundial en una persona que está sentada golpeando las mesas, se termorregula para mantener la temperatura del cuerpo entre 500 y 550 grados submundiales. La transformación de los alimentos constituye una acción dinámico-sensorial. Hay tres tipos de alimentos que son necesarios para golpear las mesas con corrección:
Trúcidos: Cortinas, patas de mesa, ganzúas, verrugas y lobos feroces.  Cada gramo se convierte en 4 calorías. Son alimentos energéticos, el cuerpo los aprovecha más y los transforma en mucosa.
Brasas o flípidos: Brasas arrimables, cajetillas, torcido, patas de sillas. Cada gramo se convierte en 9 calorías. Son alimentos ricos  en basura y facilitan la simbiosis.
Protegidas: Documentos de identificación, pecados, sexos nuevos y queso de orígen vegetal. Cada gramo se convierte en 4 calorías. Son energía pura, pero muy difícil de masticar. Producen desperfectos en la dentadura.
Tambíen necesitamos en época normal el agua. Esta se rocía por encima de la mesa, para que ésta se sienta indefensa. Ya se sabe que las mesas no saben nadar y le tienen un pánico terrible al agua.
Una vez preparados los alimentos y el agua, es necesario empezar golpeando las mesas lentamente y cadenciosamente, e ir acelarando la intensidad y la velocidad en el golpeo. La mesa siempre se deja hacer.

CCLV
SABER QUÉ DECIR

CCLVI
VER GENTE DIFERENTE

CCLVII
DESEAR LO MEJOR

Hace muchos siglos, en la prehistoría submundial, gracias a desear lo mejor, los primeros pobladores descubrieron la agricultura. Una vez descubierta esta, se olvidaron de desear lo mejor, y así fue encomendada esta tarea a mantenedores y titulares de esferas y a unidades sergio caolín. Un niño de siete años, íntimo amigo de la Unidad Sergio Caolín II, descubrió una patata enraizada en la tierra del Submundo Ruiz y decidió, siguiendo el consejo de su amigo, dejarla en su sitio y desear lo mejor, en aquellos días primaverales, a todos sus vecinos. Ante la simpatía del muchacho, los labradores de Submundo Ruiz decidieron continuar con la conservación de la patata.
A continuación el pequeño diálogo que mantuvieron el niño y la Unidad Sergio Caolín II, y que se guarda en los códices supremos de la biblioteca de Gbet de Submundo Ruiz.
-¿Es una llave de Submundo?
-No. Es vida.
-¿Está sola en el Submundo?
-No. Es vida.-¿Se caza?
-No. Es vida.
-¿Habla?
-No. Es vida y debes desearle lo mejor.

CCLVIII
ACERCAR HERRAMIENTAS

CCLIX
PARTICIPAR DE LAS INFORMACIONES

CCLX
AMPLIAR LOS RESULTADOS

CCLXI
INMOVILIZAR LOS AÑOS

CCLXII
INFUNDIR INICIALES

CCLXIII
RECUPERAR LÓPEZES

CCLXIV
DESCANSAR CLARAMENTE

CCLXV
INAUGURAR MINUTOS

CCLXVI
CONSEGUIR RESCATES PLÁCIDAMENTE

CCLXVII
SER CATALIZADOR DE PUNTOS

CCLXVIII
PROTAGONIZAR LARGAS ESTANCIAS

CCLXIX
PRESENTAR PERSONAS

CCLXX
COMENZAR DESCONOCIDAS SALIDAS

CCLXXI
DISPUTAR ÁNIMOS

CCLXXII
SALIR CON EXPECTATIVAS EXPLOSIVAS

CCLXXIIICENTRAR RIVALES

CCLXXIV
HACER HORIZONTALES

CCLXXV
DEFENDER RECUPERACIONES

CCLXXVI
INCIDIR EN NOTICIAS CORTAS

CCLXXVII
REPASAR VARIANTES

CCLXXVIII
PRESENCIAR JORNADAS IMPOSIBLES

Es necesario para esta misión pertrecharse adecuadamente con los siguientes elementos:
Telescopio adherente para asegurar objetivamente lo que se ve.
Mochila multi-flondo para escondernos de los asaltantes.
Bolsillo espléndido para recoger las muestras adecuadas.
Reductor de insectos para alojarlos en Villa Grilla.
Afilador de preguntas para no quedarse boquiabierto en semejantes acontecimientos (indispensable si la jornada imposible presenciada, acontece en Nobor-Puá).
Tobera tímida para sentirse importante delante de alguien.
Libro de apuntes para anotar datos, substratos y gatos.
Audífono metacarpiano para aislar las sensaciones táctiles.
Descorchador de retratos para no tener que inmortalizar las jornadas imposibles a mazazos.
Dos litros de rebobinante para reconducir los instantes agobiantes.
Una receta de la Tía Grilla para reafirmar las amistades.
Un sintonizador alfamétrico para sentirse partícipe (plenamente) del entorno.
Sombrero multiusos para presentarse adecuadamente a cualquier acto social.

CCLXXIX
PROPICIAR DONES

Don Matías Medallón se comía la sopa con tenedor. Su hijo Felipe, acudía de copas al Contenedor, un cabaret muy conocido en el Submundo. Raimundo Calumet trabajó sin descanso, durante un minuto, como tenedor de libros. Anselmo Libro, libró aquella tarde. Dora Marte, se cansó sin tener que esperar: la lista de dones estaba sobre su mesa. Guardados en una carpeta de color crema algo manoseada, la lista de dones a propiciar le llamaba con insistencia. Cuando Roberto Paciencia le hizo una seña desde la mampara de cristal, ella abrió la carpeta y copió apresuradamente la lista. Todos pudieron leer más tarde aquella misma lista, corregidos ya los errores ortográficos, en el temblón de anuncios: Don Matías Medallón, Don Felipe Medallón, Don Raimundo Calumet, Don Anselmo Libro y Don Eustaquio Layetano de Lombriz (todo). Peso. Esos fueron los dones a propiciar. De lo que sucedió más tarde en la Taberna del Gallo Pendenciero, nadie ha podido dar fe, ni esperanza ni caridad. Nadie ha podido dar nada desde entonces, porque los dones sólo se propician cada trimestre bisiesto de los años sin luna a principio de milenio (sin contar decimales); o al menos eso cree mucha gente aunque a Don Jacinto Onque se le ancle el anca en cuanto trepa al obenque.

CCLXXX
ESCALAR MUEBLES

CCLXXXI
REPINTAR SORDERAS

CCLXXXII
CALIBRAR PESPUNTES

CCLXXXIII
REVOLVER FONDOS MARINOS

CCLXXXIV
TRABAJAR PUNTOS CONCRETOS, DADOS AL AZAR POR UN VIAJE, UNA MOSCA O UNA SERVILLETA ESCOGIDA DE ENTRE UN PAQUETE DE 100

El azar está helado y la mosca es tan estrecha que trabajar puntos concretos se asemeja al mismo azar, a la mosca o a una servilleta escogida de entre un paquete de 100.
Aquella mañana la mosca se había levantado temprano. ¿Y que sucedía en la calle?
La mosca: azul al amanecer y rojiza al atardecer.
El azar: Verde al amanecer y morado al atardecer.
La servilleta escogida de entre un paquete de 100: Blanca al amanecer y negra al atardecer.
A diferencia de Alfa Cinco: tradicionalmente blanco, negro, rojo, azul, verde, gris, marrón, amarillo, violeta, anaranjado y negro al amanecer y atardecer.

¡Usted, el que causa ilusión!
¡Medalla de bronce en Alfa Cinco!
No se vaya a la isla de Nobor,
con los patos, gallinas y pavos.
Rebobinantes.
Horas y minutos.
¿El paradero de Traje?
¡Joroba Artificial!

FIN
 

a la página base submundial

a las 140 misiones restantes