CLARIAUDIENCIAS                      INTRODUCCIÓN                         DIARIO
EL DISEÑO ES LA TECNOLOGÍA DE LA DUDA
CLARIAUDIENCIA.

La "videncia" es una facultad de percepción interior de un hecho o situación futura o lejana.
La "audiencia" es el genérico de los que escuchan.
No hay simetría en estas áreas del lenguaje (la audición, en un contexto mágico, sería, simétricamente, una "evidencia").

Todo aquello que sucede en el tiempo, es instantáneo. La música es real. Quien la produce es un transductor. Quien la percibe es un "metaforizador", y aquí el sonido se desprende del instante para devenir memoria o deseo; el deseo y la sorpresa son simplemente los dos extremos de la fantasía, y la fantasia es la única factoría de la realidad (lo cual confundimos a menudo con la producción, todo y que ésta no es más que la adaptación de los materiales al estándar de consumo). La memoria es la cultura. Interpretamos el futuro en claves de deseo, es decir, de una manera premonitoria. La memoria es una acumulación de datos que llamamos experiencia. El deseo es una especulación interesada, pero en la que se funde la individualidad: cuando escuchamos una música no esperamos aquello que nos agradará, sino aquello que en el contexto de lo que estamos escuchando satisfará la estructura. Cuando desligamos el sonido del concepto organizativo nos encontramos delante de una supuesta aleatoriedad que de hecho está rodeada de parámetros preestablecidos. Cabe decir que cuanto más sofisticado es un sistema de generación de azar, menos caótico es el resultado y por tanto, más decepcionante.

entrar en clariaudiencias
salir de clariaudiencias